Category

Opinión y reflexi… ¡¡DISPARA!!

Amon Amarth Jomsviking

Amon Amarth: cuando te berrean historias vikingas.

By | Opinión y reflexi... ¡¡DISPARA!! | No Comments

Uno de mi grupos favoritos es, sin duda Amon Amarth. Un Death Metal de Gotemburgo de tema vikingo, que no Viking Metal, no, por todos los dioses. Los que disfrutamos del metal, muchas veces, nos aberramos tanto como nos deleitamos con las etiquetas de nuestra música favorita. Vamos, os lo aclaro rápidamente: Amon Amarth hace Death Metal Melódico (menos agresivo que el Death puro de Carcass, por ejemplo), pero sigue siendo técnico, muy bien elaborado y complejo, rico en matices y riffs, con su profundidad. El Viking Metal proviene en su raíz del Black Metal Noruego, es oscuro, rápido, más estridente y con unas voces distintas, y con adornos del folk escandinavo. De hecho Amon Amarth no gusta de ser etiquetados como Viking Metal.

Aclarado este punto, os hablo un poco de la banda. No son frikis. No, qué va. Que la banda lleve el nombre del Monte del Destino en élfico sindarin es pura casualidad. Claro. De hecho la primera demo de Amon Amarth tenía temática tolkeniana, pero pronto se les pasó y desde entonces berrean alegremente sobre el joy & sorrow de ser vikingo, de los tiempos antiguos, de morir matando y de navegar, saquear, el Ragnarok y los gigantes y todo lo que envuelve tanto el antiguo modo de vida vikingo como la propia mitología.

Amon Amarth

Cuando un verraco como este te berrea historias, tú escuchas…

Son un grupo coherente, que gustan de los escencarios tochos, con drakkars, humo, fuego y escenografía chula que da un trasfondo a sus letras, muchas de ellas preñadas de la poesía nórdica de la vida y la muerte, de la épica de los destierros y las luchas a muerte.

Yo, os comento, descubrí la banda por su single “The Pursuit of the vikings”, y después me enamoré perdidamente de sus letras con “Runes to my memory”, que me perdió tremendamente. Tanto me gustó esa canción que fue el germen de una novela que un día acabaré de parir de tema evemerista. De hecho el disco al que pertenece la última canción, With Oden at our side, es uno de mis favoritos, con su tono de larga saga al amor de la lumbre y cancionacas extremadamente épicas (pero no trompeteras como les pasa a Rhapsody of fire) como “Cry of the black birds”, la ya mencionada de las runas y la cuasi balada “Under the northern star”, que me encanta profundamente por su tono oscuro e invernal. Este disco es una joya, seguido por el Fate of Norns (que lo precede en el tiempo).

Después sacaron el Twilight of the Thunder God, el Surtur Rising y el Deciever of the gods álbumes, el primero muy muy bueno y los otros dos en la estela, más Death, muy contundentes, duros, incluso. Y llegaron el año pasado con este, con el Jomsviking… Y me volvieron a encantar como con el With Oden… No es que los anteriores no me gustaran, que lo hicieron, pero de lejos no los he escuchado tanto como éste. Y he aquí que el último disco me ha gustado tanto que ya he perdido la cuenta de las escuchas. Entre otras cosas me ha gustado su riesgo por hacer un disco conceptual, que no hacían desde el primero. Y les ha salido redondo. Algunos pueden echar de menos más contundencia, quizás, o que Hegg parece que no se emplea a fondo en las voces más rajadas y potentes… pero no es así, al contrario: está más contenido, trabajando más las letras. Porque este disco saca de Amon Amarth lo que más me gusta de ellos…

Que cuentan historias. ¡Y vaya historias!

Me encanta eso, que sean capaces de relatarte algo, más que deslabazar canciones. No, en este caso más patente que en otros donde te relatan pequeños episodios o pensamientos, sucesos y narraciones nordicas canónicas de las Eddas. Esta vez se emplean a fondo, con canciones que discurren por la vida de un hombre que, por un asesinato por amor (ya sabéis, romanticismo vikingo forevah) es desterrado y perseguido y se junta con una banda de bandanas como él, los míticos Jomsviking que dan título al disco. Y ahí se lía. Te va contando toda la historia tremenda de evolución y de regreso, con un final cantado por Johan Hegg y Doro Pesch a dos voces que es una maravilla y un epílogo de 7 minutos que no se hace pesado para nada.

 

Y es que lo que siempre me ha encantado de esta banda son sus historias, la forma que tienen de transmitírtelas, de hacértelas llegar y redondearlas, de que puedas ver las imágenes de lo que te cuentan, la crudeza de las escenas, la dureza de la vida y la muerte, casi sentir el helor de la nieve y el mar, el ardor de la guerra, el miedo y la determinación implacable, rodeado todo ello de una música potente, demoledora, muy trabajada, melódica y bella.

¡Así que, escuchadla, malditos! Está todo en Spotify y en Deezer, de gratis, pa que os quejéis.

 

 

Tipos duros durísimos

De tipos duros y chicas duras: ellos, ellas y sus armas

By | Opinión y reflexi... ¡¡DISPARA!! | One Comment

Que el cine está salpicado de tipos duros y chicas duras que esgrimen armas tochas, es un hecho. Desde los inicios primigenios del gérmen de las pelis de acción hasta las más actuales, con millones de encuadres por segundo donde nos saturamos de tiros, explosiones, machosidad (y feminosidad, afortunadamente, cada vez más), y acrobacias imposibles, el plano maestro siempre ha sido el de el tipo duro con la frase ácida o la chica dura con tono despectivo y seco.

A lo que vamos: armas. Los tipos duros en el cine han tenido un arma que los han marcado, o con la que se les recuerda con especial atención, aunque hayan llevado varias. Vamos a ver unas cuantas, que esto siempre es divertido y, si os animáis, podéis añadir las que os gusten y hago un corolario o un segundo post.

Así pues, chan, chan, chaaaaaan:

TIPOS DUROS EN EL CINE Y CHICAS DURAS

(Porque sin mayúsculas la entradilla no queda tan guachins).

Venimos hablando de eso, de tipos duros, de los de verdad, los pistoleros, héroes y desgraciados que, con su pipa y ciéntones de balas en un cargador de 15 o menos; los que liquidan un edificio entero de terroristas, o media selva con un arco y seis flechas, y hacen un destrozo de matadero con una M60 y sus dos… razones y una cinta de balas; o bien eliminan amenaza tras amenaza en películas ochenteras que parecen hechas con la misma plantilla palomitera.
Mencionaremos unos cuantos, no caben todos, pero eso sí, clarificando: con armas de fuego, ya sean pistolas, pistolones, cañones o que lancen las balas a puñados (que los hay, claro), que los hayan definido.

1. Sylvester Stallone en RAMBO

Las cuatro. Más las tres primeras, pero las cuatro. Rambo muestra en sus películas caracterísitcas que podemos ver y resumir:

1. Rambo suda y tiene armas: Porque el personaje de John Rambo, duro veterano de nosécuantas guerras, escaramuzas y torturas, es un tipo duro en el cine como pocos. En los 80 SE SUDABA, señoras y señores, e ibas descamisado para demostrarlo.

2. Rambo es perseguido o lanzado a rescatar gente, y tiene armas: porque John Rambo es el pupas que reparte tortas y, además, va de un lado a otro llamando más y más la atención y liándola más y más parda. ¿Y qué hace falta para todo eso?

3. Rambo tiene armas. Porque parece que las colecciona, el home, y que las colecta por cada esquina de la selva o bosque donde se encuentre haciendo el macarra.

En las pelis de Rambo aparecen armas a millón: rarunillas, distintas y algo exóticas. Pero si por algo se recuerda a Rambo, sin dudas, es por… ¡tachán! ¡¡La M60 y su cinta de balas!!

tipos duros en el cine: Rambo

El bueno de Sly en sus años rebeldes repartiendo balas por el mundo, como un buen home. Atrae problemas como los veganos comentarios maliciosos.

Y claro, aunque Rambo te puede matar de ocho formas distintas, machete, arco y lanzas improvisdas aparte, antes de usar las balas, la M60 es un arma que define al personaje: puro poder, pura machotidad…

2. El bueno de Arnie (Arnold Schwarzenegger)

Porque Arnie también suda. Arnie es duro y habla hasta menos que Rambo (principalmente porque no se le entendía). No solo suda y se tuesta al sol Conandeando por agrestes lugares, sino que además lleva armas. Muchas. Tochas. Como Terminator es un arsenal andante, pero en sus otras pelis de acción (cuya calidad no estamos juzgando), lleva siempre armas tochonas que dejan claro que hay que ser muy duro para portarlas. Y, aunque echó abajo una selva y a todo un departamento de policía, nada como llevar al hombro un lanzacohetes M202 Flash para ir a buscar a su niña (hablamos de la peli Comando):

Arnie Rockeando

Porque pintarrajeao como una choni después de la feria y con un M202, arreglao pero informá puedes pasearte alegremente y dejar claro quién tiene razón en sus argumentos vecinales y sobre el IBI. Arnie ES un tipo duro…

3. Chuck “El más grande” Norris

Porque pocos son capaces de reírse de tooodo lo que se ha generado a sus espaldas de tan duro que es. Porque otro de los grandes, otro de los tipos duros en el cine que capaz de eliminar a cientos de malos sin dejar de mirar fuerte; un tipo tan duro que lleva años muerto, pero la Muerte no tiene narices de decírselo en la cara; que cuando quiere donar sangre usa un cubo y un machete. Él es Chuck Norris.

Y hay que admitirlo, además de tener su época sudorosa, su época dentro de la ley, la época de cabellos leoninos y la época de Ranger, pocos han hecho pelis tan memorables y con tantos cadáveres en “la Edad de Oro de los tipos duros”.

Chuck Norris a dos manos

Aquí el bueno de Chuck volviendo de una boda gitana y preguntando por quién le ha rayado el coche… Y de su patada giratoria, mejor ni hablamos.

Y es que muy duro hay que ser para llevar la camisa abierta en plan boda gitana, llevar dos micro Uzis que además destilan tanta testosterona como la barba de tipo duro y que parezcan tan inmensas como la M60 de Rambo. Y porque pocos tipos duros lucen tan bien una barba Legendaria.

4. Clint Eastwood

El bueno de Clint, grande como pocos, y aún más en uno de sus papeles más memorables a través de varias películas: el Inspector Harry Callaghan, azote de los malvados, ladrones, traficantes… y mina de oro de las tiendas de armas, porque debía de comprar las balas con un carrillo de mano, como poco.

Armado de la fiel extensión de su mismidad, un temible, pesado, y oscuro como su propia alma (y los flecos del guión) Smith & Wesson 29 con cañón de 8 pulgadas y pico, y siguiendo un guión plagado de frases memorables y, en español, el más que dignísimo doblaje de Constantino Romero, Harry Callaghan es uno de los tipos duros del cine más redondos como personaje duro y de acción.

Y, claro, con un montón de malos sueltos, qué menos que usar (y abusar de) su misantropía, mucha munición y un arma bien gorda que ha marcado la historia del cine.

Harry el Sucio y su sucio revólver

Si te apunta con el revólver, estás muerto; si te señala con el dedo, también estás muerto; si te mira fuerte (porque Harry tiene dos ojos que son dos puñalás), también estás muerto. Porque él es Harry. Y su arma mata y provoca flojedad intestinal a la vez…

 

Pero, llegados a este punto: ¿dónde están las chicas?

5. Jenette Goldstein

Porque si hay tipos duros en el cine… También hay chicas duras, muy, muy duras. Tanto que…

Porque Vásquez es tan dura que puede con todo, con todos, porque es VÁSQUEZ. Y armada con una smart gun M56 grande como un demonio, más que la de cualquier tiarrón (salvando a Drake, que lleva otra, pero es que ELLA ES LA PUÑETERA VÁSQUEZ), puede barrer una nave ella sola si le dan ocasión.
Y es que no tiene nada que envidiarle a nadie. Es dura por derecho propio, Marine, malhablada, y suelta unas andanadas de balas que ya quisiera una Gatling. Así que la primera de nuestras chicas duras, es la poderosa Vásquez, fuerte, polivalente y bestiaja como pocos.

vasquez, la chica más dura de la nave

Y asíN hay que ir, o poco menos, al Black Friday, escoltado por Vásquez, a quien no le tosería ni una banda de mafiosos rusos. Total… a ellos tampoco los confundirían con hombres, según los parámetros de la durísima Marine.

6. Linda Hamilton

Y es que no hay chica más dura que… ¡¡Mamá!!

Concretamente, Mamá Connor, Sarah Connor: de camarera a carne de psiquiátrico. Pero por el camino experta en armas, explosivos, francotirador, ejercicio en celda, conducción de camiones, filosofía ominosa distópica, protectores solares factor 1.000.000 y almacenamiento armas compulsivamente como quien acumula conservas.

Sarah Connor es el epítome de la mujer dura, puro diamante, capaz de reventar una siderúrgica o eliminar a un ingeniero por algo que aún no ha hecho si es menester para proteger a John… No quiero saber qué te haría de colarte en la cola del súper o rozarle el coche.

Y es que que mamá Connor es más dura que un equipo de Navy Seals mascando balas.

Así que aquí tenemos a Sarah Connor, con un brazo herido, cojeando, con cara de haber salido de las rebajas del Primark, cargando un escopetón Remigton 870 Police Combat. Armatoste inmenso y potente como un ariete de asedio, poniéndole al T-1000 el pecho como una réplica de los cráteres lunares.

Sarah Connor y su escopetón

Donde otras madres portan la chancla, Mamá Connor lleva el escopetón. Para rechistarle, amos…

Sarah Connor, reinterpretada por la insigne Lena Headey, y la Khaleesi Emilia Clarke (que también han interpretado roles de chicas duras en el cine y en la tele), hicieron un buen papel, desde luego… Pero Linda Hamilton le dio ese tono hiperprotector mezcla de dureza y crueldad, y el instinto maternal del Sargento de Hierro.

Y la escopeta hace lo mismo que ella: no es delicada, tiene la potencia de una choni desbocada en las rebajas y es capaz de convertir en pulpa incluso al T1000. Un arma dura, para una Mamá dura.

7. Brigitte Nielsen

Y donde están las chicas duras que ayudan a la prota, o la Mamá Connor protectora, que se podría comer una manada de leones ella sola si miran mal a su vástago, también tenemos a chicas duras malas malísimas. Porque las malas, pero duras, y glamourosas (y hablamos del glamour de los 80, oiga, donde lo mismo un camión con zarcillos de feria tenía el mismo glamour que una mujerona de metro ochenta y cinco, esbelta y rubia báltica con hombreras de dos cuartas), también llevan pistolones que las definían.

Así que tenemos a una rubia enorme, mala malísima, atracadora, pero igualmente divine. Que lo mismo te da dos sopapos con sus manos que con dos tablas de planchar, con las uñas lacadas, que esgrime sin esforzarse una Desert Eagle o un Colt Trooper Mark III con un cañonaco como el de Harry Callaghan.

 

Nielsen y el Trooper

Porque nadie dice que esté reñido el glamour y un pistolón como un demonio. O dos. Y que venga el servicio a llevarse los cadáveres…

Y es que la vikinga es una chicarrona dura, malota cuando toca, pero destila elegancia con pistolones enormes que maneja con soltura. Ser la mala de la peli, nunca fue tan glamouroso.

Y como colofón, os pongo un bonus track:

Porque Silvester Stallone es TAN,, TAN duro (y no sólo por haber estado casado con la Nielsen), que puede disparar granadas de RPG CON UNA AMETRALLADORA CARGADA. Así son los tipos duros en el cine de veldá. Por darle, le dan hasta a la propia lógica.

Rambo, el más duro

Así de duro se ha de ser para disparar semejantes pepinos con algo que normalmente espurrea balas. Pero él lo es.

¡A más ver, balines!

 


Mención especial a mi amiga Rosita Soria, por traer a mi memoria a la insigne Nielsen y a Harry; y a mi mujé, MB, por ser cobaya de este post y mencionar a la gran Linda Hamilton. ¡Gracias chicas!

chino-enzarpao Tokyo Tribe

Armas Nombradas

By | Opinión y reflexi... ¡¡DISPARA!! | No Comments

Cuando hablamos de armas especiales no siempre nos referimos a armas experimentales, calibres aberrantes o diseños espectaculares. Algunas son especiales porque son propias, son únicas: tienen nombre. Son como el gato, o el perro. O ese primo lejano del que no te puedes deshacer aunque quieras porque la ley prevé cosas sobre asesinatos y otras tonterías.
Son armas que se alinean con la personalidad del personaje: si es chungo, aumentan la chunguez. Si es bruto, la bestiajez. Y así. Realmente son un complemento y una extensión que aporta un trasfondo. Si el Cid hubiera llevado una Gatling en lugar de dos espadones la habría llamado la RotatoriaEsparcecarnes, o alguna cosa similar. Claro que imaginarlo a lo Jonah Hex en lo alto de Babieca realmente tiene su punto…

Sobrenatural (serie)

Que los hermanos Winchester son un par de bestiajos cazadores matabichos, no es ningún secreto. Que con cada fin de temporada invocan un nuevo apocalipsis, tampoco. Y que una de las armas mísiticas que tienen que usar sea una pistola con nombre, es sólo un aporte más. Que no es un nombre complicado, no os vayáis a creer. No la llevan siempre, pero el peso del nombre se hace notar… ejem… con todos vostros: EL COLT.
Vale, se han partido. Deslomado.

The Colt. Colt Paterson de Sobrenatural. Pero mira que es feo...

El Colt, un modelo Colt Paterson pero preparado para cartuchos en lugar de avancarga. Mata demonios, espanta meigas y es feo como un ripio. Y el gatillo no pasa de gatito de teta. Pero en manos de los Winchester hasta una chincheta es letal. Sobre todo una chincheta.

Y con semejante… ehm… cañón, los chicos Winchester la lían parda, abren el infierno, la usan de llave, y se lían a tiros. Eficaz, toda una autoridad (no os perdáis el capítulo donde van al pasado, al legendario far west), y temida por demonios, mostros y otras guarrerías que pululan por la serie.

Hellsing

Pues sí, con esta hace doblete. Ya apareció en la entrada dedicada al anime (Armas en el anime, échale otro ojo aquí. Entrada hecha a petición del público) hablando, en ese caso, de la tochez en sí de las armas. En esta ocasión, y cambio las fotos y todo, las nombrare.

Poneos en situación. Se enciende una luz cenital. Muy molón todo, en plan ring.

“En la esquina derecha, con choporrocientos kilos de peso, 25 centímetros de longitud, plateada, y con munición .454 Casull grandes como pepinos de buena familia, tenemos (redobles, badummm plassss) ¡¡la Joshua!!”

Gritos del público. Los Morancos al fondo berreando el nombre.

joshua hellsing

Alucard portando a Joshua (en escorzo). Porque cuando Alucard te mira es la viva imagen de la cordura. De la de otros, claro.

Y claro, cuando semejante bicho mueve la corredera, tienes tiempo para ir al baño, hacer aguas alegremente, cantarte algo, pillar algo de la máquina, tomar un café y estar de vuelta para cuando semejante bicho ha acabado de montarse de nuevo. Pero, hey, es Alucard, y es Joshua. Y se ríe grimosamente, para compensar.

Foco de nuevo, por favor, gracias.

“En la esquina derecha, con dieciséis kilos, treintaymuchos centímetros, negra como los tizones, con cámara de plata mística del copón de bullas, y más larga que un día sin pan, tanto que no sabes si es un pistolón indecente o un autobús, LA JACKALLL!!” El público enloquece y sale a colación semejante animalada armada.

Alucard Con la Jackal y sus 39 cm.

Aquí Alucard ilustrando totalmente el nombre de este blog: “Con las armas ya lo loco”, con pintas de haber salido con esos pelos de una caseta de la Feria de Málaga, de un revolcón en un Simca 1000 o de un examen final de la carrera.

¿Que va contra las leyes de la fisica? Pues sí. ¿Que es un manga/anime y hacen lo que les sale del forro? Pues también. Pero, hoygan, que este pistolón tiene su propio significado dentro del anime y su razón de ser. Que no de existir. Te faltaría brazo, fuerza, resistencia y cuerpo físico (por no hablar de algunas leyes de la física) para sujetar esos 16 kilos. Más eso que la munición, que, aunque potente (sólo un poco menos que el .50 Action Express de una Desert Eagle), la .454 Casull, no es tampoco como para justificar semejante cañonaco. Siempre puede tirárselo al malo de turno. O malos. Porque que te tiren ese bicho tiene que ser como que te arrolle un tren.

Sin City

De vez en cuando, antes de publicar un post, lo comento con colegas igual de frikis e inestables mentales como un servidor. Hablando de este, de las “armas con nombre”, mi amiga Rosita sacó a colación a la dulce, buena y letal Gladys, la Springfield Armory M1911A1, aka para mi amiga como “la pistola de Marv en Sin City”, tanto en película como en el comic.
Y es que el bueno de Marv le puso ese nombre a su pistola favorita  con el nombre de la hermana Gladys, una monja de los suburbios.

Marv and Gladys Sin City

Marv con Gladys. Uno de esos hombretones indestructibles que querrías tener como amigo… o estar en la otra punta de la ciudad cuando él salga de farra. Y más después de ver cómo se encapricha de Goldie…

Una pistola relativamente normal y poco exótica pero dotada de una fuerte personalidad por la propia historia. Ya que tener el nombre de una monja negra que tenía el respeto de los bajos fondos hace que se te ponga derecha la espalda y no por su calibre .45ACP, calibre por otro lado más que suficiente como para hacerte un destrozo ejemplar.

The Mexican (o la Mexicana)

Vale, la peli es lo que viene a ser un truño. Al menos para un servidor. Tiene a Brad Pitt y a Julia Roberts y un buen plantel de secundarios. Gira en torno a la relación de ellos dos y una pistola: la Mexicana. Una pistola antigua, exótica, feúcha y poco práctica.

The mexican gun movie. Pistola The mexican película.

The Mexican. Pistola fea sin par, poco práctica y que no tiene ni pies ni cabeza. Pero da el pego. Si le das la vuelta también sirve de pipa, muy original todo. Porque algo tuvieron que fumarse, creo yo…

Vamos que trama aparte (que no es gran cosa, para mi gusto, recalco PARA MI GUSTO) la pistola en sí, en torno a la que gira la película tiene su nombre y, bueno, no hace mucho más. Pero mira que es fea… tanto labrado para tan poca cosa…

 

Hellboy

Y aquí tenemos, niños y niñas, señoras y señores, annunaki y otras cosas que seguro que leéis mi blog (risas del público… y de las cosas), algo realmente grande, tocho, inmenso, a la par que su portador; perfectamente traída del cómic a la “realidad” (o sea, a la peli). Con vosotros: La Samaritana (The Samaritan). Un revólver inmenso a la altura del bueno de Anung-Un-Rama, aka Hellboy.

Pero no es un revólver común y corriente, no, señores. Es un revólver PRO. Creado con metal de campanas de iglesias irlandesas (otras no tendrían gracia), hierro frío de crucifijos, plata bendecida y “otros metales místicos”. Ea. Quién quiere acero pavonado cuando puede crear la puñetera pesadilla de Drácula, el hombre lobo, hadas malignas y bastantes criaturas folclóricas que nada más ver semejante cacharro sienten cómo instintivamente se les encoje el ano. O lo que tengan sustitutivamente.

The Samaritan de Hellboy. Pistolón sin par, revólver único y tocho.

Que no es lo más discreto, realmente, pero bueno, tampoco Hellboy lo es. Y semejante tocho bien sirve de arma de fuego, puntal de edificio, viga del 7 y máxima expresión de virilidad.

Y claro, uno ve que la Samaritana (o The Samaritan, según la fuente),  tiene costillas superiores, como un Colt  Python o Anaconda, es de cañón basculante, y del calibre mejor ni hablamos. El nombre le viene de un dicho del propio Hellboy: pone fin al sufrimiento de bichos y monstruos (lo he parafraseado). Y la munición no se queda atrás, unos pepinos notables altamente adaptados en función del bicho que hubiera o hubiese que tumbar.

Hellboy tiene otro juguete, la Big Baby, que asoma la patita (o los cañoncitos) en la segunda película, y que es una versión lanzagranadas con bellotazos importantes capaces de echar abajo un edificio o en su defecto poner fin a un dios del bosque. El último. Estos bichos…

Big Baby Hellboy gun

La Big Baby de Hellboy esperando su turno para berrear a gusto y lanzar paz y amor. En forma de destrucción, claro.

La Liga de los Hombres Extraordinarios

Valoraciones aparte de la película, el grande, el insigne Sean Connery, alabado sea, interpetando el papel de un Allan Quatermaine pide a Bruce, el barman (que no es otro que el director de la película, ¡toma easter egg!) que le pase a Matilda.

Matilda es un rifle de dos cañones, de treinta pulgadas, largo como un demonio, de amartillado “rifle Express”, es decir, martillos exteriores, en plan escopeta, muy inglés todo, la verdad. Es un arma característica que tiene pinta de poder tumbar elefantes (posiblemente el uso principal), con el que da buena cuenta de sus enemigos. Los de turno.

Es un Allan Quatermaine más sanote que el del comic, la verdad, nada de opio y eso. Además enseña en plan mentor (Connery y sus protegidos…), a Tom Sawyer a disparar “a la inglesa”. Dado que según él, los americanos “disparan muchas balas, esperando que alguna de en el blanco”. Y no le voy a quitar razón, cuando menos en las películas, salvando las de francotiradores o pistoleros excepcionales.

allan quatermain matilda sean connery

“Corre pallá, que le voy a dar de perdigonazos al puñetero comercial de inmobiliaria que me interrumpe el gin tonic de las five”

BONUS TRACK

No podíamos menos que acabar toda esta larga pero divertida (cuando menos para mí) perorata armamentística con un decente Bonus.

CHAN CHAN CHAAAAAAAANNNN

Ya hablamos de ella, y es una de nuestras pelis favoritas, y no es ni más ni menos que…

LA IMPACIENTE

Deperdador, de 1987, película fetiche para algunos, tiene una de las armas con nombre más personalizadas. Una Minigun (ya aparece en “minugn de mis amores” leedlo, os divertiréis) M134 de General Eléctric, más conocidas como Gatling, pero “tuneada”. Tiene en lugar de un asa superior, un soporte inferior que pertenece a otra subametralladora, como es la M60 (la conocida como ametralladora de Rambo, esa de la cinta de balas).

Y creedme, cuando “la Impaciente” habla, todos escuchan. Y hasta la selva en su conjunto se caga de miedo.

La impaciente Predator Depredador Gatling m134 desmochadora

Aquí el bueno de Jesse Ventura posando con La Impaciente. Recién casaos que parecen los puñeteros. ¡Pero qué bonicos!

Y no podemos despedir este post sin un bonito broche final:

¡¡¡TIROS!!!

Escuchad el dulce sonido de la Impaciente ya descargada después de desbrozar un cacho de selva… No me digáis que no tiene glamour.

¡Hasta la próxima, engendritos míos!

Pelis armadas

By | Opinión y reflexi... ¡¡DISPARA!! | No Comments

En esta ocasión, pasamos del análisis de armas en películas, series y videojuegos a… ¡¡chan, chaaaan!! ¡Recomendaciones de pelis con muchas armas! Pero intententando que la peli sea medianamente buena, no nos vale con que tenga una simple acumulación de pistolones y cañonazos para justificarla. Algunas, sin duda, ya las conoceréis y hasta las habréis visto mil veces. Intentaré poner unas cuantas algo menos conocidos, pero con la caterva de frikis que suelo reunir, está difícil. En esta ocasión me centro en cinco, pero si alguien me lee y quiere poner alguna más que la escriba en los comentarios y haré otro post al pelo.

 Empecemos con un buen montón de armas:

Ases Calientes

Smokinacesposter.JPG

Reúne una ingente cantidad de armas por fotograma. Pistolas, subfusiles, subametralladoras, rifles antimaterial, Chris Pine haciendo el bandarra con los hermanos nazis…

Chris Pine en Ases Calientes haciendo el bandarra

Os juro que este tipo engorrinao es el futuro capitán de la Enterprise. Todos tenemos un pasado: niños, id al instituto y podréis capitanear una nave hiperespacial.

No os destripo nada, de hecho me niego a hacer sinopsises: tiros, un argumento que más o menos, y balas como si fueran gratis, tiros hasta a través de las paredes (literalmente), Alicia Keys que cambia el piano por una Jericho 941 y sangre como si fuera el día del donante y se hubiera derramado todo.

Matrix

File:MatrixCover.jpg

Conocida por todos, esta pequeña pieza que, salvo por los Nokia antitanque sigue envejeciendo bien, es una pequeña oda al armamento pavonado en negro. No sólo tienne armas muy particulares que marcan y remarcan a los personajes (como la Browning Hi Power de Dominó a juego con ella misma, o Desert Eagle Mark XIX de los Agentes Smith), sino que hay una escena que realmente es el ideal de todo fan del armamento a full y de los roleros cuando le dicen a su master (director de juego, de partida) “me armo”, y piensan efectivamente lo que les gustaría llevar. La lógica es para los cobardes. Es más, más abajo haré un breve cálculo.

La escena en cuestión es cuando Neo entra en el vestíbulo del edificio donde tienen a Morfeo retenido y donde Smith le está soltando su perorata de que no lo abrazaron cuando era un programa chiquitito.

 

Neo full weapons in lobby scene

Cuando te preparas para la guerra no piensas en la que puedes liar ni a cuántos puedes matar como te de un apretón y tengas que ir al baño…

Contemos, niños y niñas:

2 Berettas 92FS.

2 MicroUzi

2 Skorpio 61

2 Heckler and Koch MP5K

Todo eso de entrada, y tirando grosso modo, pesa unos 15 kilos (me he documentado, sus lo juro), sumándole la munición. Por lo tanto tenemos que Neo puede hacer kung fu con 7,5 kilos por banda y sin bragueta aparente (vendría preparadico de casa).
No está nada mal. Lo dicho. Artes marciales y tiros, armas a tutiplén que disfrutar y tiros y más tiros. Que ya la habréis visto, seguro, pero ¿habéis contado todas las armas? Jejeje…
Por no hablar del momentazo de Neo mostrando todo su poder armamentístico. Y no, no me refiero  ni al kung fu, ni a parar balas con la mano en plan “bebo zumo de universo”, ni siquiera el momentazo confesional de Trinity. No. Me refiero a este:

¡Al Morfeo ni tocarlooo!

Neo con cara de suma concentración (aunque parezca estreñido) a cámara lenta mientras lanza una pared de balas a los agentes Smith. No hay puerta que una Gatling no abra…

Desperado

Veamos, que sí, que ya sé que hasta ahora las habéis visto todas, pero no estamos aquí para ver quién ha visto más pelis (para eso están los piques de Filmaffinity), sino para detenernos a examinar las armas que salen. Desperado es una de esas pelis de Robert Rodríguez donde el argumento es lo de menos, y los tiros lo de más. O sea, que tenemos a un Antonio Banderas que suelta más tiros que una peli bélica de Spielberg, por los dos bandos. Muertes a granel y munición inacabable, con pistolas muy personalizadas y tuneadas, Desert Eagles también, por supuesto, esgrimidas como si su retroceso no fuese igual que la coz de una mula con almorranas, pistolas Ruger que salen de las mangas (las tuvieron que cortar para que cupieran), AutoMags, Colts Government, escopetones, y ya de las fundas de guitarra lanzamisiles y ametralladoras mejor ni hablamos.

Banderas engorrinao y apuntando a la peña

Armado hasta morir. Porque la vida del mariachi es complicada… Música, mujeres, balas, escopetas escondidas en la nuca, tequila hasta en el grifo del agua fría, porque eres un hombre muy honrado y te gusta lo mejor… Pero sobre todo, elegancia. Porque lo mismo te canta, que jinetea en su caballo, que arrasa un bar.

Película en la que bajo el arrasador sol mexicano el Mariachi arrasa con todo. Bares, malos malosos, limusinas blindadas, las bragas de la Hayek… la vida del Mariachi es dura, pero más lo es tener que ganar lo suficiente para comprar tantísima munición. La película es entretenida, palomitera, llena de armas, fantasmadas, toneladas de sangre y de humor negro, un Banderas con su habitual hablar raspado y machacando malos como si no hubiera un mañana, y para colmo bien engorrinao.
Y ya cuando llegan los compis… Es como decir lo de “salimos de tranquis”. Y por si acaso echas el pasaporte y una muda. Nunca se ha visto un pueblo mexicano que aguante tanto castigo.
La cantidad de armas es tremenda, muy surtida y variada, pero si hemos de destacar algo, tiene que ser un clásico de Robert Rodríguez (cuya foto pongo de otra película, Abierto hasta el amanecer) pero la pieza es la misma:

Codpiece revólver en Dusk til dawn, Abierto hasta el amanecer arma de entrepierna.

Y, ¿quién no siente el Poder en sus pantalones con semejante… ehm… cosa, en los bajos? Eso sí te convierte en un arma letal también de cintura para abajo. Y ya el mecanismo de disparo, eso sí que no quiero ni imaginarlo…

 

Los Mercenarios 1, 2 y 3 

Esta trilogía, (por ahora), tiene el mérito de meter más y más armas conforme sube el número de la película. Como buena “reunión de colegas” cada cual tiene su arma, y van personalizadas, cuando menos. Cuando Sly va con los suyos es como si el mundo fuera su arenero y la lían parda. Hay armas a tutiplén, viejas glorias que aún saben dar espectáculo y soltarse dimes y diretes que deleitan a sus fanses de toda la vida.

Pues con cada película, el listado de armas aumenta (no me lo invento, podéis verlo en IMFDB, una simpática web, wiki de armas en películas, muy detallada y enfermiza; yo mismo lo consulto cuanto tengo dudas y me lo paso pipa). Lo que decía, armas y más armas. Cabe destacar, como he contado antes, que van muy personalizadas. O sea, el bueno de Sylvester lleva una pareja de Kimber Gold Combat II y un revólver de acción simple (o sea, que tú tienes que amartillarla a cada disparo, como hacía el bueno de Eastwood en sus pelis, si recordáis), que saca como arma de último recurso.

Revólver Single Action Army at three o'clock

Hay quien lleva una cantimplora y quien lleva un revólver con balas como bellotas. Que Sly es tanto una gloria como un clásico. Claro que con esas manos como sartenes y venorras como rabas de calamar, no se lo diría yo en la cara…

 Total, que en estas películas podéis ver cantidades y cantidades de armas de lo más variado que además encajan muy bien con los personajes. Las altamente personalizadas de Sylvester, los cuchillos de Statham, P90 para Jet Li, que es chiquitito, un lanzagranadas M79 y escopetas recortadas a corta distancia para el gigantón de Lundgren, y una AA12, grande, ruidosa, con cargador de tambor que lanza tres veces su carga y minigranadas de cartucho para el no menos grande Terry Crews y cobardicas Glock 17 que saca el insigne Eric Roberts para amenazar rehenes y matar a gente indefensa, como buen malote.

Claro que en este género de pelis también hay espacio para el exotismo. Es decir armas que suelen verse poco y de fábricas menos conocidas. Como la Brügger & Thomett MP9 que esgrime Jet Li durante la persecución con Sylvester o el Arsenal Shipka que sale distraídamente en la 1 y en la 2.
Pero si algo merece ser mencionado de esta serie de películas, es, sin lugar a dudas, no los rifles de asalto con escopetas montadas debajo, no la tremenda cuchillería de Statham, ni siquiera el hecho de lanzarle una moto a un helicóptero (de lo más normal). No. Es al tres veces grande, pese a lo chiquitito, Jet Li masacrar a unos cuantos malotes random con sartenes de fierro.
Porque las sartenes no necesitan munición, no se encasquillan ni hace falta recargarlas. Y además hacen comida.

Maverick

Porque tenía que poner una del Oeste, del género gambler comedy, comedias de jugadores, y protagonizada por unos muy grandes Mel Gibson, Jodie Foster, James Garner, Alfred Molina, James Coburn y Graham Greene.

En esta película en concreto hay una gran variedad de revólveres y rifles de final de siglo XIX, y podéis ver un montón de bellos ejemplares de single action (ya os he dicho lo que es) y alguna exquisitez más notoria, como la Derringer que se saca Ángel (Alfred Molina) de la manga en su respectivo riel, nacarada, como mandan los cánones, y también la pepperbox tan lady que Jodie Foster le presta a Gibson.

En esta película podremos encontrar revólveres clásicos, bonitos y bien llevados, con tiros los justos, pero muy aparentosos todos. También varios Winchester, un Henry y un Sharp. Y risas. También hay risas. Os vais a reír.

Jodie Foster en Maverick con una Sharp Pepperbox cal .32 rimfire.

La señora Bransford enseñando lo que es tener estilo con su Sharps pepperbox .32rimfire. Una lindeza para ponerte los pavos a la sombra a corta distancia. Así que nada de besitos.

Bonus track:

Como curiosidad, Mel Gibson, que interpreta a Bret Maverick, lleva un Single Action Artillery (que alterna con un Quick Draw muy parecido), que es el mismo revólver que llevó James Garner, (que en esta película asume el rol de Zane Cooper, un sheriff), pero que en 1956 interpretó a Bret Maverick en la serie de televisión. Serie en la que además sale un jovencísimo Clint Eastwood portando el mismo revólver. ¡Toma ya bonus track!

Y hasta aquí, niños y niñas, en esta ocasión.

Cinco pelis, cinco acumulaciones de armas.

Decidme vuestras pelis, y hacemos otra entrada.

A más ver.

Espadas “Bastardas” (burradas con filo, guays o no)

By | Opinión y reflexi... ¡¡DISPARA!! | No Comments

Y en plena fiebre que me ha dado por las espadas, ficticias o no, no podía menos que dedicarle una entrada a las burradas más aberrantes, ya sean del cine, las series o los videojuegos (y éstos, especialmente, se llevan la palma…).
En este caso lo voy a agrupar en dos centrándome en películas y videojuegos; y os mostraré aquellos ejemplares que más me han llamado la atención, o en su caso, aberrado.

Capítulo especial merecerán los anime, donde podemos encontrar verdaderas burradas con nombre propio, y que da para un post enterito.

CINE

Outlander

Bueno, llamar espada al pedazo de hierro retorcido que esgrime el protagonista, interpretado por James Clavizel (muy en boga ahora por la serie Person of Interest) es hacerle un favor. Literalmente es un pedazo de hierro retorcido arrancado de una nave y reforjado, pero puesto en perspectiva, actúa como debe: como espadón para tajar al bicho malo de turno. Trasladado al mundo de los vikingos, este viajero de otro planeta adapta su tecnología y se dispone a matar al alien que le persigue con semejante pedazo de metal machacado.

Outlander Sword

Aquí el alien guapo que se enfrenta al alien feo en plena pose “he-manesca”, mostrando lo largo y duro de su… arma. “¡Y así se inventa un pararrayos, trogloditas!”

Arturo ven al muro… digooo… Rey Arturo

Vamos, que en una película en plena escena ponno donde por fin el prota moja le griten una desafortunada rima… eso, perdonadme, pero no tiene precio… “¡Arturo, ven al muro…!” le gritan. Qué duro.

Total, que tenemos una peli que es una reinterpretación del mito artúrico, con caballeros sármatas, romanos, sajones, pictos, un Merlín que parece un hippi abrazaárboles pintarrajeado como un mono paranoico, y, como no, una buena aberración espadil, ni siquiera justificada por la historia de la película. Porque, niños y niñas, lo que tenemos en este película no es ni más ni menos que una Excalibur horrorosa (recordad que hablo siempre según mi criterio que es el único que vale, porque soy así de guays). Y os justifico por qué es horrorosa: porque en una época de espadas cortas, donde la forja por esos lares está, históricamente, apenas en pañales, se pasan el mito por el arco del triunfo en un intento evemerista de crear una interpretación propia. Conclusión: esa Excalibur ES UNA PIJADA CROMADA.

+¡¡Y esta es Excalibur!! -Arturo, ¿esa es la de la Dama del Lago? +Nah. De Ebay. No hay presupuesto para la otra. La tipa la vende cara…

Es una pijada cromada, repito. Intolerable, aparatosa, descontextualizada (pese al intento de inscripciones oghamicas, que no pintan nada en un arma forjada por los calibures… sí, de ahí viene el nombre). Y le sienta como a una monja un lanzallamas.

Clive Owen en plena pose interesante y de machote con el arma en la mano… Parece una estampita, oiga… “San Arturo el del muro”. No puede negarse su mirada de sensualidad y virilidad artúrica…

Conan, 2011

Que Conan, versión 2011 no es una buena película de Conan, es un hecho. Que es una película de bárbaros donde si no llevara el nombre del cimmerio sería potable en una tarde de domingo y palomitas, también. Pero, ahora, que Jason Momoa, no es pequeño precisamente, y cuando se quita los afeites de Khal Drogo sigue impresionando como el pedazo de bicharraco que está hecho. De ahí que parezca cuando menos ridículo el diseño de las espadas que hicieron para la película. El arma que llevaba el amigo y primer Conan, Schwarzenegger era casi insuperable. Por su tamaño equilibrado para el del actor, el diseño y los detalles. De ahí que cuando uno ve el estropicio enorme, descompensado, que si fuera de verdad estaría más desequilibrado que un bate de plomo que realizaron para esta, pues como que te aberras.

Conan Drogo muy contento de tener su espada entre las manos, pechotes al viento, mientras la moza de turno contempla su… barbaridad…

Y en la siguiente lo ponemos todo en perspectiva:

Conan muy satisfecho mostrando como lleva una en cada mano…

Con esta última imagen podemos ver que, si Momoa no es pequeño de tamaño precisamente, apenas puede cerrar las manos en condiciones sobre los puños de esas cacharras que insisten en llamar espadas. O sea, que algo descompensadas deben de estar.

VIDEOJUEGOS

El mundo de los videojuegos siempre ha ofrecido un inquietante catálogo de muestras de cómo los japoneses sólo supieron diseñar en condiciones las katanas, tan monas y estilizadas. Todo lo demás que se ha podido ver en videojuegos son verdaderas monstruosidades y aberraciones bastardas de la imaginación más desaforada y acomplejada que los nipones han podido parir. Veamos algunos ejemplos.

Soul Calibur

Trasfondo e historias aparte de esta franquicia de videojuegos de lucha con armas, de la compañía Namco, encontramos una serie de espadas que son las protagonistas de los videojuegos, en sus distintas ediciones. Bueno, espadas por ser amables. Si bien la primera Soul Calibur (y su gemela o versión malvada, Soul Edge) muestran una desapasionada y metódica horteridad en su diseño, la cosa empeora. La primera hornada aun guarda las formas; las siguientes son despropósitos que van desde la bestialidad impracticable, a cosas que parecen amebas gigantes, ojos inquietantes incrustados en costras de lava y otras variaciones pesadillescas. Que no, que se quedaron en las katanas. Katanas bonitas…

Soul Calibur (SC5)

He aquí lo que aún conserva las formas como espada… más o menos… Parece una drag queen coronada en forma de espada…

Sc4-soul-calibur

Y esto que parece un arbol de navidad de Swarovski resulta ser también una Soul Calibur, del cuarto videojuego… o eso dicen.

Devil May Cry

Es chulo. Es malote. Mala compañía. Duro. Problemático. Terrible para la cordura y, en ocasiones dan ganas de soltarle una patada en la boca. Y parece tener un serio problema de virilidad a juzgar por los tamaños de todos sus gadgets. Entre ellos, una espada con un diseño más feo que pegarle a un padre, altamente ineficaz, pesado y tocho. Pero da igual, claro, Dante es malote y medio demonio, y chulo, muy muy chulo, con pistolones enormes y la espada ya ni os cuento. No en serio, no os lo cuento. Os lo enseño.

Y aquí podéis ver la espada de Dante ehm… esto… en Dante. Lo mismo le duele un poco al estornudar…

Claro que de un videojuego donde el prota es medio demonio y va matando más demonios, y ganas más armas a cual más horrenda, guitaras eléctricas incluidas, no puedes esperar mucho… Pero es que la espada es un verdadero horror…

Final Fantasy

Bien, tenemos ante nosotros la saga Final Fantasy, pero sólo voy a hablar de dos bastadadas. Concretamente la espada de Cloud, del FFVII y la de Squall, del FFVIII.

Por un lado Cloud, calladito, traumatizado, medio experimental, lioso como él solo… y con un espadazo que parece un ala de avión. Grande, inoperante… vale, es un videojuego, todo vale… pero vamos, no deja de ser un cacharro que te escogorciaría el hombro sólo de intentar esgrimirla. Si eso se puede esgrimir. En todo caso, aporreas…

Cloud, el joven con problemas de expresividad, protagonista del Final Fantasy VII, en su envidiable pose de expresividad y euforia…

Cloud lleva una serie de espadas, que vas consiguiendo a lo largo de este inabarcable juego de rol de horas y hooooras de duración. Las espadas van, obviamente, de mal en peor, con nombres rocambolescos y altamente aberrantes.

Pasemos a Squall. El otro disfuncional, chulillo, interesante y medio emo. Lleva la Lionheart, una espada aberrante, que parece una especie de cuchillo enorme con puño de revólver. Sí, niños y niñas, un revólver. Grande. Enorme. Y uno piensa ¿por dónde se dispara eso? Bueno, a historia de las armas nos ha enseñado que hay algunos ejemplos de esas fusiones, pero ninguna ha llegado a buen puerto… y este videojuego no es una excecpición. Si bien el arma no es excepcionalmente fea, tampoco es una lindeza, y llama la atención por lo poco práctica que es cuando uno se para a pensar en el peso que debe suponer, el poco equilibrio para el disparo y bla, bla, bla.

espada de Squall

La espada de Squall… esto… el híbrido de una noche loca entre un revólver con esteroides y un alfanje algo lijero de… torzales…

Aquí Squall, el prota, en plena pose de Loeral… porque él lo vale. Por Emo. Sino fijaos con qué delicadeza y sensualidad se sujeta la… espada.

Bueno, niños y niñas… hasta aquí el post de hoy. Habrá más. Y desbarraremos el doble. Divertíos. No seáis malos y bla bla bla.

 

Tiros al Corazón

By | Opinión y reflexi... ¡¡DISPARA!! | No Comments

Porque, reconozcámoslo, también tenemos nuestro corazoncito. Creo. Y hay secuencias de esas que son cabronas, de las que joden, de las que te duelen, y hasta el más duro de nosotros sorbe (-No, cariño, qué va, se me ha metido algo en el ojo, no, no estoy llorando, si se lo iban a cargar igual; que no, leches, que es alergia. Y a mí que me cuentas… Mira la peli…). Secuencias en las que se cargan injustamente a alguien. De esas en las que al hacerlo, te provocan el nudo en el estómago. Y juras que no volverás a verla.
De esas en las que, una vez que tienes la peli, siempre la pasas rápido, para saltar la parte concreta. Y a veces, ni miras, para que no te vuelva a doler esa ficción injusta.

Pongamos algunos ejemplos. Así, por joder. Con pelos y señales, que para eso hablamos de armas en este mejunje que yo llamo mi blog.

El calibre o tipo del arma no hace que la secuencia sea mejor o peor… pero, a veces, sí…

Sean  Connery en Los Intocables

¡Qué tacita de azúcar ni qué tacita de...!

¡Qué tacita de azúcar ni qué tacita de…!

No pensaríais que iba a ser tan sádico como para poner la imagen de este buen señor tiroteado y hecho unos zorros, ¿no?
El Sr. Connery, al lado del Sr. Ness, repartió estopa con escopeta, porra, y todo lo que caía en sus manos. Pero desde luego la que sujeta en la imagen, una Rossi Overland recortada, es la mar de emblemática. Lástima que después se asome a la puerta de atrás y se coma un cargador entero de una Tommy… ¿Lagrimita? ¿Qué lagrimita?

Ron Pearlman en Enemigo a las Puertas

Que Ron Pearlman es un secundario que suele acabar muy muerto en muchas pelis, vale, es cierto (quitando Hellboy y la serie Sons of Anarchy). Y es uno de mis favoritos. Pasemos a lo que nos ocupa. ¿Quién no recuerda esa secuencia en la que, ayudando al joven Vassily, Pearlman, instructor de francotirador Koulikov, salta de un sitio a otro en un edificio derruido, y le vuelan la cabeza? Así, a lo gore. Saltito y PAFFFF… Manchurrón en la cabeza. El tiempo se detiene, Perlman cae desmadejado como un muñecajo roto, y a tí se te para el corazón, porque no te lo esperabas. Y el único sonido que oyes es el rifle de Ed Harris, el malvado nazi, armado con un Mauser Karabiner 98k, tirar de la palanca, y el casquillo caer para cargar otro.

La muerte ya no le quita el sueño al sr. Pearlman.  Porque morirse una vez es de aficionados. Hacerlo muchas veces, es de profesionales. Si no, que se lo pregunten a Sean Bean...

La muerte ya no le quita el sueño al sr. Pearlman.
Porque morirse una vez es de aficionados. Hacerlo muchas veces, es de profesionales. Si no, que se lo pregunten a Sean Bean…

 

Kate Beckett en Castle

Hay una guarrada que te hacen los buenos guionistas. Tú eres adicto, más o menos culpable, de alguna serie, y han pasado cosas trágicas y tal. Total, que la estás viendo, y de repente, en el último capítulo de la temporada, los muy hijos de sus madres de moralidad dudosa, van y te ponen esta máscara en la pantalla:

Di "Patata"...

Di “Patata”…

Y tú dices, y clamas al cielo ¡¡NO SERÁN CAPACES!! ¡Mi Stana Katic no se toca!
Esto genera esa impotencia de ver lo que va a pasar y no poder hacer nada, saber que los guonistas con unos cabritos que hacen bien su trabajo y que van a jugar con tu patata…
Lo peor es que sabes que lo son… y ¡BANG! El leve silencio y un estampido relista de un pedazo de rifle tal que este, silenciado y todo, pero que se escucha lo suficiente como para que te congeles mientras lo ves, y luego acabe el capítulo y tú maldigas a toda su casta hasta la siguiente temporada.

SR25

Semejante bicho es el Knight’s Armory SR15, MK11 para los Seal (tal como lo llama Espósito en la serie). Semejante pepino dispara a la prota. ¡A la prota! Vale, sí un recurso usual y demás, pero es un tirito que te va al corazón. Porque en el fondo ella te cae bien. Porque Castle es más buenazo que un perro pachón. Y porque los guionistas son así…

Mamá, en el Caso Slevin

Es un personaje que apenas llega a los tres minutos, pero sale. Y no hay nada peor, y todos lo sabemos, que el hecho de que maten a mamá. Imperdonable. Se merece todos los infiernos desatados, uno detrás del otro, y sodomías con cactuses. Eso pasa en el Caso Slevin. Cuando ves una figura no identificada, con un bicharraco de escopetón que puede convertir un gorrino en paté de un disparo, asomar por la puerta de la cocina y apuntar a mamá, se te hace un nudo en el estómago (que en el caso masculino es más senisble, incluso que el órgano cardíaco; imagináos la implicación psicológica de la escena…) Ella deja caer una lágrima en su mirada incrédula, en la que, rápidamente, intuye todo lo que ha pasado, y ves dolor, antes del disparo. Cae un plato al suelo. Se rompe. Y la cocina se pone perdida. Y no de cerámica…

Esto es más imperdonable que un Avada Kedavra...

Esto es más imperdonable que un Avada Kedavra…

Una Remmington 12 de cañón recortado, con una bocacha grande como león bostezando… El drama está servido. Y más si entra por la cocina…

Sean Connery, otra vez, en Indiana Jones y la Última Cruzada

Acabamos con quien empezamos, Mr. Connery, grande donde los haya. Es un tiro al corazón… bueno, más bien casi que en el hígado, cuando, al llegar al templo donde está el Grial, el malvado Walter dispara al señor Jones Senior para que Indy consiga el Grial. Recuerdo media sala del cine, cuando yo era peque, porque, sí, hasta los sociópatas hemos sido peques berreando cuando disparan sorpresivamente al papá de Indy. Maaadre qué disgusto.

Señor Jones, deme la clave de la wifi, no lo volveré a repetir...

Señor Jones, deme la clave de la wifi, no lo volveré a repetir…

Y claro, pasa lo que pasa. El señor Donovan usa su Walther PPK, muy nazi todo, le dispara, e Indy la lía parda y tal. esas cosas. Pero cómo sobrecoje el momento en que disparan a ese señor Jones Senior…

 

Bueno, niños y niñas, hasta aquí los tiros al corazón. Sugerid más, y los posteamos en otra ocasión, pañuelos de papel en mano.

HO-ho-ho… ¡¡Feliz Ametralladora!!

By | Opinión y reflexi... ¡¡DISPARA!!, Realistas | No Comments

En estas fechas tan señaladas, cuando las estrellas se alinean, los Antiguos y Ancestrales planean alzarse de nuevo y acabar con la Humanidad, mientras todos nos reunimos con los seres queridos, queridos o no, aprovechamos desde este blog para acercaros un tierno y adecuado mensaje navideño. Y de solsticio de Invierno:

 

jui jui jui… Seguro que les encanta el chistaco. Jui jui jui…
(Este McLane es un cachondo, hoygan…)

 

Así que, por lo tanto:

¡¡FELIZ AMETRALLADORA!!

 

¿Que por qué digo tamaña burrada? Porque, reconozcámoslo, todos desearíamos en alguno de esos momentos en que la familia se reune, darle la réplica al familiar plasta, inaguantable e impresentable de turno con una M-60 o una SAWo FN MINIMI y una cinta completa de balas. Sin acritud…

Dear Santa: I want a… “MWAHAHAHAHAHHAAAA”
Y algo de turrón. Para ir mascando. jejeje.

Para qué negarlo. Todos tenemos ese gusanillo homicida dentro.

Disfrutad las Navidades, y no hagáis nada que nosotros no haríamos. ¡Y Napalm para todos!

 

Armas marcadas y armas que marcan

By | Opinión y reflexi... ¡¡DISPARA!! | No Comments

En la práctica omnipresencia de las armas en el cine y las series televisivas, encontramos un momento en que éstas son no ya protagonistas, sino también parte del carácter de los personajes.

Los buenos armeros saben equiparar la personalidad de los protagonistas con las armas que llevan. Los malos les dan un hierro grande, tocho y horrendo que haga un ¡pum! muy grande y vamos que ardemos.

Os pongo unos cuantos ejemplos, ya que hoy estamos reflexivos. O no. Pero al menos me parece un tema interesante.

Arma Letal (Lethal Weapon)

¿Quién no recuerda ese clásico de peli de acción de los 80-90? ¿Incluso su infausta cuarta entrega?

Pues en la primera de las películas de la saga ya adjudicaron armas a los roles de poli viejo/poli joven en consecuencia.

https://i1.wp.com/es.web.img2.acsta.net/medias/nmedia/18/67/73/67/20146644.jpg?resize=439%2C621

Nótese el gesto adusto de ambos protas y el cachondo de Pesci, que de ser una peli de mafia, sería el enano el que cortara el bacalao…

Mel Gibson lleva una Beretta 92 FS, la más común entre los policías de los 90, de 9mm. Danny Glover lleva un conservador revólver que fue típico de los 60-70, un Smith & Wesson M19 .357.

En Harry el Sucio, poli violento de los ’70 donde lo haya, el arma define totalmente al protagonista. Grande, tocha, con un cañón de 8 y 3/8 de pulgadas y que él identifica al principio como “un mágnum .44, el mejor revólver del mundo”, es igual que su portador. Esmirriada y poco expresiva. Pero eso sí, con un efecto catapulta, por aquello de que propulsa a los malotes a tres metros de distancia de un solo disparo.

Con ustedes, el cañón de 8 y 3/8… ¿O era otro andén para Howarts?

Y aquí su celebérrimo portador en pleno derroche de expresividad: ¡nada menos que la comisura de los labios en movimiento! ¡Un Oscar, por diox, que alguien le de un Oscar! ¡Con lo que debió de dolerle!

Sigamos la perorata. Vamos a mostrar de todas todas cómo un arma puede cambiar totalmente a un actor en cuanto a valores asociados.

Ya hemos visto a Danny Glover en Arma Letal. Poli veterano con un revólver clásico y todo ello asociado. Pero, ¿y si le cambiamos el arma por un armatoste tremendo junto con un papel más fuerte?

Pues tenemos a Danny Glover en Predator 2 con una Dessert Eagle Mark VII calibre .44. Ahora es más duro, más tocho y virtualmente indestructible. Lo suficiente como para darse de guantazos, a lo vasco, con un Depredador. Y si para hacer el cacharro aún más tremendo le añadimos un laser de los años 90, que necesita como poco una batería de coche y un cable con toma de tierra, ya ni hablemos.

¡Sal con las manos en las trenzas! ¡Te hemos pillao con el pincho de tortilla, caracangrejo!

Eviedentemente el papel no es el mismo, pero los valores asociados en este caso, al arma que prota también ha cambiado.

¡Ricemos el rizo!

Escojamos ahora un arma que ya hemos visto y usemos esos mismos valores asociados al cacharro y trasladémoslos a una parodia del personaje. ¿Sigue funcionando?

¡Y tanto!

Por un lado, una serie clásica de los 80 que yo veía de rapaz y era el divertimento de algunas tardes de domingo Sledge Hammer. Un poli duro, una parodia del mismísimo Harry el Sucio, que porta un arma de similares características (tamaño y calibre) y que va soltando frases en plan Callahan por todos los capítulos de la serie. Efectivamente, aparece como el poli duro, pero, visto desde la óptica humorística, algo obsesionado con su… arma.

Hola a todos, tengo una pipa grande lo que me hace un tío duro, juas juas juas

Obsesionado lo estarán los demás, pero con mi paleta del calibre .44 los platos salen ricos, ricos, oye.

Pero el summum de los tejemanejes de la identificación de un personaje por los valores que se asocian al arma que porta aparece en una película de producción australiana pero temática de la vida en Pakistán (creedme, la peli vale la pena) de nombre Hijo de León. En una escena hay tres hombres hablando, y sacan el tema de las películas. Uno de ellos dice que los Estados Unidos no tienen que estar tan mal. Que él vio una vez una película y el héro era un muyahiddin. Iba armado como ellos, los guerrilleros afganos, con un RPG e iba él solo contra muchos.
Cuando le preguntaron por el nombre de la película respondió sinceramente: RAMBO

File:Rambo first blood part ii.jpg

¡John Rambo: El muyahddin definitvo!

Y hasta aquí la perorata de hoy, niños y niñas. Volveré con el tema. Seguramente.

Cuando el tamaño es importante

By | Opinión y reflexi... ¡¡DISPARA!!, Realistas | 3 Comments

Ya dejamos claros, niños y niñas, y cosas, que en el caso de las armas, al parecer, el tamaño sí importa. ¿A dónde nos lleva esto? A un análisis crítico de… nah. Qué va. A criticar alegremente.

De hecho vamos a darle una vuelta a las tornas. Vamos a señalar cómo el tamaño tiene que ver con los personajes y los atributos que se les da. O sea, chicos con el cañón pequeño e irrisorio y chicarronas con pistolones grandes como demonios.

La Chica fuerte e independiente

Temperance Brennan (Emily Deschanel) en la serie Bones con un pistolón S&W 500 (cañón de 4″), con balas como bellotas. No pregunten de dónde la sacó cuando la esgrimió vestida de Wonder Woman

El tío listo

Nada por aquíiii…

Kevin Kline en la película Wild Wild West, además de muchos gadgets saca, cuando es necesario, a la palestra un Colt Theur Derringer del .22. Es un tipo listo y creativo, no necesita grandes cañones…

Una Chica Dura

Pocas más duras que Angelina Jolie en el mundo del cine pueden decir que manejan los pistolones con tanto glamour. En este caso, en  la infame (e ilógica) Wanted.

He venido a por patatas… Dime que están de oferta…

Aquí una de las chicas más duras del cine con su 1911 Safari Machmaster, cargador Wilson extendido de 10 balas y un freno de boca que provoca unos destellos tales que necesitarías gafas de sol. Pero eso sí, soltando femineidad por todos sus poros. Y mala leche.

El Gentleman

Jeff Golblum, antes de ver dinosaurios era un gentleman en Silverado que usa una Remmington 1866 Derringer sin despeinarse. Y le queda bien…

Seguro que las cachas van a juego con ese chaleco…

Los Malotes:

La Malota

Confesémoslo, un pistolón grande como un demonio sirve para impresionar. Y si lo chapamos en oro de forma hortera, hasta impresiona más. Este es el caso de la mala malísima de la también mala malísima Los Ángeles de Charlie. Con ustedes, Demi Moore (plas, plas, plas).

Por este agujero cabe medio brazo, chato, así que no me toques las…

Mostrando lo mala malísima que es con una Desert Eagle Mark XIX calibre .50AE. Un leñador canadiense con brazos como los de un oso tendría problemas para soportar ese retroceso… y ahí lo dejo…

El malo malísimo y además, tramposo

Las armas pequeñitas son fácilmente ocultable. Es por eso que a los malos malotes les encantan. Eso y los rieles para el brazo que hace que el arma llegue a tu mano.

¡¡He dicho que nada de póker online, marditos!!

Alfred Molina en Maverick cumplió todas las expectativas como malo malote, sacándose una Remmington 1866 Derringer de la manga.

Y llegamos al final, porque no quiero sobrecargar con datos el post. Vamos a pasar a dos grandes ejemplos de lo que es una mujer bien armada y que sabe cómo manejarse y un hombre que la tiene pequeña, pese a su fama de semental:

La pequeña y Gloriosa

Su nombre es sinónimo de dureza, de fiereza y capacidad de combate en cuerpo femenino.

-Hey, Vásquez, ¿Nunca te han confundido con un hombre?
-No, ¿y a tí?
(Frase original de la película)

Vásquez, con su M56 Smart sobre un brazo de Steadycam. Un arma hecha a propósito para Aliens, y que resultó ser todo un emblema.

Pequeña, agitada, pero no revuelta

Reconozcámoslo. Misógino lo era un rato largo. Y siempre acababa con la chica. Es curioso que James Bond en casi todas sus encarnaciones haya permanecido fiel a un arma que siempre se había caracterizado por ser “femenina”: pequeña, compacta y fácil de ocultar: la Walther PPK, 9mm parabellum. Mucho nombre para algo tan recortado. Alguien que destila masculinidad sesentera por todos sus poros y lleva un arma que apenas es más grande que su mano (pese a que le añadieron un cañón extendido en alguno de los carteles del 007 de Moore); para destacar, en la incomprensible Quantum of Solace, sale en el cartel un MP5 SD largo y heniesto. Qué cosas…

File:Goldfinger dvd.jpgFile:MANGG.jpg

Como muestra dos carteles de los Bond más emblemáticos. Chiquititos pero matones… El señor Moore y señor Connery con la chiquituela en la mano.

Y hasta aquí por hoy, niños y niñas. Ya retomaremos el tema más tarde. Saludos desde la cripta.

Pues para algo tenemos dos manos

By | Opinión y reflexi... ¡¡DISPARA!! | No Comments

Hay una difícil especialización dentro del cine de acción que raramente queda bien si no se hace con garbo y salero por parte del actor, algo que debe fluir y resultar natural: el tiro doble, useasé, el usar dos pistolas de forma eficaz y natural.

Ejemplos:

Chow Yun Fat, el más elegante sea cual sea la película, pero sobre todo, aquellas del Hong Kong duro, el chungo, el de los callejones sucios, munición a granel y extras despedazados a tutiplén volando por los aires, a las ordenes del insigne John Woo.

http://hellford667.files.wordpress.com/2011/11/xjaymanx_0207_hard_boiled_chow_yun_fat_0003_2600.jpg?resize=524%2C341

Voooolaaaareeeee Ooooooh, oooooh, Disparareeeeee…

Y pájaros. Muchos pájaros. Pollos por doquier, como en Hard Boiled, con sus jaulas con sorpresas pistoleras y la más que memorable escena de la casa de té.

Bruce Willis en Last Man Standing, con sus dos Colt 1911 y pulso de cirujano, shooter de nivel de ultima pantalla, chulo como pocos, duro de narices y con el magnífico duelo final con Christopher Walken y su Tommy.

http://conlasarmasyaloloco.files.wordpress.com/2013/07/b32e7-lastmanstanding2.jpg?resize=320%2C213

Ese sensuá rictus de concentración a dos carrillos…

Tenemos por otro lado a Angelina Jolie con sus dos H&K USP de 9mm (no del .45 ACP como se creía al principio) y extensores de cañón. Le quedaban hasta naturales a la mujer, marcando, pues eso, pistoleras y repartiendo plomo around da world.

Las mías son más grandes que la tuya, nene…

O Antonio Banderas en Desperado, con sus dos Ruger KP90 gemelas de puños recortados para que le cupieran en las mangas, buscando a Bucho y redecorando bares mexicanos con cadáveres a mansalva con la sensibilidad que le caracteriza.

File:Desp-P90.jpg

Illo: palabra de malagueño que no escondo armas… ¡ooops!

Hay muchos ejemplos, pero pocos tienen esa elegancia natural para absorber el retroceso, dividir el cerebro para usar las armas y crear pintorescas masacres.

Pero si queréis style de verdad, id y ved Gangster Squad, donde veréis a un mafiosi con DOS Tommys a la vez. ¡Señora! ¡Y sin acabar con los cañones incrustados en los morros!

Porque él es el malo, y él lo vale.

File:GangsterS 104.jpg

¡¡¡Porque yo lo valgooooo!!!