Películas y a lo loco

Bueno, bueno, bueno… En algún sitio tenía que ampliar este sitio que uso para el despotrique, observación de chorradas varias y disparar opinión.

Así que, el sitio crece, elementos.

Ahora no sólo haré los análisis de las armas en pelis, series y videojuegos, sino que también es posible que, de tanto en tanto, os encontréis algún bonus track, alguna crítica de pelis, en esta sección en concreto, donde porfiaré, diré mis memeces y opiniones en concreto.

Serán irreverentes, puede que no estéis de acuerdo, o que sí. Me da igual: este es un sitio de despotrique variado y variopinto. Así que, hasta que tenga la primera chorrada que decir ¡a más ver!

pendragon hunnam

Sons of Rey Arturo [Crítica de peli trasnochada]

By | Pelis y a lo loco | No Comments

Sons of Rey Arturo, podrían haberla titulado. Y entiéndaseme, no es una mala crítica por ello. Vamos al tomate.

Vengo de ver Rey Arturo. Del cine, sí. Ya, ya sé que el screener estaba en latino casi hace un año, pero por algunos extremos no paso, gracias. Por el screener digo. Es algo que me mata. Y es la segunda vez que la veo. No, no es que merezca un revisionado en cine ni que sea especialmente fanboy de Ritchie ni nada de eso, he ido con un colega, porque carallo, me apetecía. Y he aquí la primera parte de mi crítica: no se me ha hecho larga en un segundo visionado y la he disfrutado igual. Pero venga, me ordeno y empiezo de verdad a hablar del tema.

Vaya por delante que soy un artúrico de pro, de los hard, de los que gustaron del enrevesamiento medieval de La Mort… y se deleitó con diferentes versiones, entre Brumas de Ávalon Los hechos del rey Arturo y sus nobles caballeros de Steinbeck. He devorado mil y una versiones, adorado los focos verdes y cromados, polvos en armadura sin quitarse los calcetines de la Excalibur ochentera. Sufrí Rey Arturo de Clive Owen en la versión de Antoine Fuqua (aunque gracias a ella descubrí a Stellan Skarsgard) y otras cosas más, como series animadas (no, la serie del Merlín cabezón, no, por ahí no paso. A eso NAPALM del güeno). Vamos que me gusta el tema, a piñón.

Un Hunnam engorrinao es unas bragas reventadas y felices.

Charlie “Artie” Hunnam Pendragon. El rey que no te veías venir. O al que esperabas en Harley…

Y he aquí que con estos antecedentes yo esperaba, visto el trailer, vistas algunas cosas indecentes, soltar espumarajos por la boca. Mi señora, que me conoce, dudó si venir o no al primer visionado porque me pongo como un yayo de 80 años en un cuerpo de 30, y berreo, chillo y pataleo cuando le dan de patadas a algunos de mis mitos queridos del alma friki. Pero no.

Me gustó Charlie Hunnam en su versión macarra de un Arturo perdido, criado entre putas (este detalle me pareció encantador), y me gustó todo el tema de la espada Excálibur, de cómo lo hilaron con la muerte de Uther y demás. Vale, la peli no es que tenga errores en cuanto al mito o no le sea fiel: ES QUE SE LO PASA POR EL FORRO DE LOS SANTOS COJONES DEL SEÑOR RITCHIE… Y le queda bien, oiga. Es decir, que no, que no te esperes ni mesa, ni Merlín, ni justas o torneos, sajones ni gaitas etruscas, porque no. Rodaron una peli medieval fantástica y con lo que hicieron cogieron todos los nombres, situaciones y cosas del Ciclo Artúrico y lo tiraron por encima de la película, dejando las cosas a su bola, donde cayeran. O sea que Mordred y Camelot fueron antes que Arturo. Pos vale. Pero caray, queda bien, es fácilmente ignorable y disfrutas de todo, de los palos, del macarrismo extremo, de la forma de narrar de Ritchie con diálogos rápidos e inteligentes, divertidos, secuencias de acción que de verdad te sumergen en la barrabasada que estás viendo y hasta ignoras a los putos megaolifantes del copón. Porque está bien hecho, presentado bonito y disfrutón, aunque le dé cien patadas al Ciclo, a Malory, a Steinbeck, a las armaduras, a la lógica y a la sota de bastos.

Que se sea malo no quiere decir que no se tenga glamour...

-Y ¿Cómo de gordo es lo que nos hemos pasao por el forro?
-ASÍN DE GORDOOOO

Rey Arturo es una película que mola, que divierte, entretiene, que no pretende recrear el mito, acercarse al mito o presentarlo desde otra óptica como Las Nieblas No, nada de eso. ¿Que hay un chino dando patadas de kung fu (adorable el personaje de “Jorge Kung Fu”)? Pues me vale. ¿Que hay serpientes gigantes? Pues también me vale. ¿Que hay magia, animal, espiritual y parece el puto Dungeons & Dragons? Pues me sigue valiendo. Y, ¿sabéis por qué? Porque la peli se deja disfrutar, porque tiene lógica interna (no para con el mito) y porque es de esas que si quitas lo de “Rey Arturo” por “Jax Teller el Matadragones en Harley” pues te sigue valiendo. Porque es entretenida. Y si es lo que pretendían, pardiez que lo han conseguido.

Donser dixit.

Postdata: propongo una plegaria para que dejen dirigir al Sr. Ritchie la franquicia de D&D.

wonder jander sonriendo

Wonder Woman. Pos a mí me ha gustado

By | Pelis y a lo loco | No Comments

Wonder Woman. Badass Woman is in da house.

Pues en esto que fui a ver Wonder Woman al cine… y bueno, pues me ha gustado oye.

Lo primero es lo primero: no soy un fan de la mujer maravilla. Esa parte de DC (yo soy más del nazi de Batman) me es extraña. Pero esta peli ha hecho que me haga fan, como poco, de la interpretada por Gal Gadot.

Es una película entretenida, con sus momentos de drama (dramita, más bien), y con sus otro momentos, a lo 300 pero por amazonas que reparten más toñas que un certamen de MMA, la princesa Buttercup haciendo lo que vendría a ser el papel de Liam Nesson en cualquier cosa que hace, o sea, de mentora, y un argumento relativamente entretenido donde Diana, sin duda, es la protagonista y los hombretones que aparecen son o carne de tortas o los cuasi indefensos rescatados.

Wonder Woman

Bien se le podrían haber recalentado los brazaletes de la de tortas que da, que no son pocas… Señores, señoras, WonderWoman ha llegado a DC y os va a enmendar la plana como un entrenador personal chillón, pero con una sonrisa devastadora.

Y es que Wonder Woman, con una sorpresiva Gal Gadot que en Batman V. Superman no me convenció, se las trae. Es fuerte, pero no descuidada, como Superman-ahora-mato-inocentes o el Batman-aniquilo-todo-lo-que-se-menea de las últimas reversiones de DC que, desde luego, no han calado en mí como las figuras del Señor Ricito Perfecto y Batamargado.

El personaje es sólido, la aventura, lógica (hasta cierto punto), y la trama de Diana en torno a sí misma, a la I Guerra Mundial y con el personaje de Chris Pine orbitando y como desencadenador y facilitador de la historia es fluida. No se me hizo pesada o larga en las dos horas que dura.

Vengo a deciros, sin espoilear mucho, que la película se deja ver; se deja, incluso, querer. Tiene esas escenas de acción a lo Snyder, pero con el buen gusto de no abusar de la cámara lenta. O sea, con alguien sensato que modere los efectos. Y la música es muy reminiscente también a 300 (o a mí me lo ha parecido)

Wonder Woman, como superheroína, es dura, es fuerte, burra como ella sola (escena de rodillazo al campanario, no digo nada más); pero inteligente y estratega. Es algo inocente, pero no es mema ni han querido reírse de ello ni hacer gags o chistes fáciles. Es una mujer honesta. Y por honestidad te puede descorchar la cabeza si te equivocas de bando. Parece la adecuada para meter algo de cordura en las molleras de Bataffleck y Supercavill. Y de paso conrtarrestar la testosterona de Aquamomoa ella sola sin despeinarse mucho.

No quiero hacer una crítica completa, analizar la banda sonora, los efectos, actuaciones, etc. Sólo decir que, desde mi punto de vista, es una buena película, entretenida, llena de acción y que es un Wonder Woman’s Origin más que digno, con un personaje atractivo y carismático, con muchas concesiones a la imagen clásica, como la diadema, brazaletes, uniforme, etc, pero sin que parezca un florero para La Liga de la Testosterona que está por caer.

Realmente lo que quiero decir con esta crítica es que sí se pueden hacer películas interesantes de superhéroes de DC sin recurrir al oscurantismo, al tormento gratis (hemos visto la muerte de los padres de Wayne catorce millones de veces), a las destrucciones masivas (no me comparéis el campanario con el edificio de Superman o con las Batburradas) gratuitas y a las paparruchadas de guión que cambian el carácter de los personajes (keyword: Martha; ahí lo dejo).

Gente, oh pobres gatos que os pasáis por aquí, id a verla que vale la pena.

Hale, es todo por hoy. ¡A pastar!

El Círculo. Cuando la Red Social desata a la turba

By | Pelis y a lo loco | No Comments

Crítica de “El Círculo” o cuando la Red Social desata a la turba.

Vengo del cine, parloteando en el coche sobre el final de El Círculo, peli en el que la más que solvente Emma Watson interpreta a Mae, una trabajadora de una empresa que no te deja muy claro en un principio qué hace, pero que tiene pintas de ser como un Google con esteroides, invasivo y con mogollón de “buenrollismo”.

A lo largo de la peli vemos esas cosas que tanto nos saca de quicio (o al menos a mí, que soy un conspiranoico en potencia e irredento): la hiperconectividad, la “transparencia” de la información, la pérdida de la privacidad, lámparas de cuernos de ciervo… brrr… cosas grimosísimas, vamos.

el cícrulo

Qué mal rollo da la Watson mirando fuerte…

Total, que como esta es una crítica desaforada y a mi rollo del asunto, y, repito, MI BLOG, MIS IDAS DE OLLA, voy dejando constancia de  lo que me ha parecido la pinícula.

Vaya por delante que no pretendo hacer críticas serias. Ni tengo el talento de Dayoscript ni soy Carlos Boyero. Sacad vuestros conclusiones de la afirmación… jejeje.

En fin, a lo que iba: la peli me ha dao grima. Es decir, grima de la de verdad. No soy fan de las pelis de terror, para nada. Para eso ya me doy de tortas suficientemtne con las administración pública. Deja, deja. No. Da grima porque habla de la privacidad, habla de la pérdida de ésta, de cómo si no estás conectado, si no estás pendiente de decir lo que opinas, lo putamente perfecta que es tu vida (mentiiiira), los demás “no saben nada de ti”. Pos vale.

Hay un momento en la película, que no sé si será uno de los puntos de trama, donde le dicen a la srta Watson que “hay que ver que no participa, que no se ha puesto en contacto con nadie en todo el fin de semana”. Los dos pili y mili que se lo cuentan, muy integrados y sonrientes ellos, tienen el aspecto de Testigos de Jehová millenials mezclado con la falsa simpatía de los del Opus Dei. O sea, nena, que te tenemos fichada y no te hemos olido en las últimas reuniones. Dónde has estao, y tú de quién eres, y quién es el y dónde se enamoró de ti, y esas cosas.

A partir de entonces y por susto a perder el curro, la Watson se mete cada vez más en el trasunto y publica de tó en las redes sociales que, para quien lo entienda, es como si a Google le funcionara Google Plus como si fuera el Facebook mezclado con Twitter.Imaginad la pesadilla. Si Google + ya de por sí da grimita…

A PARTIR DE AQUÍ SPOILERS.

Avisados quedáis.

Total. En la peli pasan más cosas, y ya espoileo a lo bruto: que si ella lleva una cámara 24 horas al día, que si le atropella un barco, que si pillan a los padres chingando con aparatejos porque el padre tiene una enfermedad chunga…

Por el camino no dejan de tener ideas a cada cual más diver; tiene reuniones en plan “y si, y si, yyyy siiii….” como cuando eras crío y se proponía un juego entre los colegas. Si no lo habéis hecho, no tenéis infancia. Y cada idea es más descabellada que la anterior, llegando  al punto de que no tienen reparos en proponer que si no tienes una cuenta de correo de ellos, no podrás votar. Y que ya que estamos, presionemos a los gobiernos para hacerlo obligatorio. Vamos, que es un Big Data desaforado dejándolo en manos de informáticos e ingenieros. Que ya sabes lo que pasa. La última vez se les escaparon dinosaurios.

El punto que me gustó de la película, las cosas como son, fue esa parte en la que se desata la turba. Todos aquellos que quieren colaborar, que muestran que estar interconectados puede ser útil… a la vez que peligroso, porque, señores, una turba bienintencionada es igual que otra con horcas y antorchas. Se dispersa la responsabilidad, todos “colaboran”, y… pues eso, muere gente. Porque la turba, la gente, el público no son más que un odioso rebaño con colmillos que no se hace responsable de nada.

Que sí, que se le podría sacar mucha más punta a todo eso: tiene un potencial bestial y sólo se quedar en rayar un poquito la superficie (y no hablemos ya del papel del pobre Jon Boyega, el chico de Star Wars VII que era un clon y se dedicaba a sudar, que no hace otra cosa que poner caras sombrías y tratar de ligotear torpemente a una confusa Emma Watson cada vez que se pasa por ahí). Boyega al final sólo es un facilitador, y Watson, cuya interpretación gusta, aunque a veces el personaje tenga un par de tortas por falta de consecuencialidad, es la niña popular del sitio.

En fin, resumiendo: la película habla de la privacidad, coge el toro por los cuernos, pero lo deja pasar. Tom Hanks sonríe mucho. Y es el malo, pero es un malo que psché. Meh. En fin. No es el típico genio de “voy a amenazar hasta a tu gato”, sino que tiene ideas, pero luego se hace popó cuando se da cuenta de que le han dado demasiado poder al personaje Emma Watson.

Y es finalmente este personaje quien introduce un cambio. Fijáos que yo creía que esto iba a acabar mal, en plan: pos a tomar viento, publico vuestra mierda y le meto una granada a los servidores, y angelitos al cielo.

Pero no. Emma Watson da un golpe de estado y poco menos que instaura el Terror de Robespierre, a lo 1793. Tó gore. A tomar por saco, en plan pues ahora TODOS metidos en la Red Social. Y a tomar pulculo. A ver quién es el guapo que la lía.

Claro que ese final tiene posibilidades, pero ahí ya se cansaron de pensar y te dedicas tú a comerte la cabeza.

Te la recomiendo (como diría el inefable Ángel Sanchidrián) si te gustan cosas como 1984, Equilibrium (pero sin pistolas), Un mundo feliz, y todas estas cosas que hacen que te prepares para un futuro chungo y de ano encogido, y donde no te fías del prójimo ni para cruzar la calle. Ni un poquito.

PD: y no salen pistolas.