Más Armas Futuristas

By 23 abril, 2015Realistas

Dije que retomaría el tema, niños y niñas, y yo soy muy de cumplir mis amenazas.
Porque, claro, de tanto ver cosas en la tele, el ordenador, y demás, (y no me refiero a porno cochino, sino a series, pelis y videos), ya tenía el engranaje de pensar en cosas que había escrito en el blog, y me dije: “Oye, Donser, ¿qué tal si escribes otro post sobre armas futuristas y las comentas, muchacho?”… Y entonces empecé a dejar de hablar yo solo en voz alta, que mi mujer me miraba raro y los gatos como si estuviera sonado. Que ya están acostumbrados, pero es que era tarde.
Total, me respondí mentalmente, (para no preocupar más a los habitantes, humanos y felinos, de la casa que es mi hogar), que vale, que tenía por ahí algunas amenazas sueltas y la de las armas futuristas era una de ellas. Así que, ahí vamos, en plancha.

 Siguiendo con nuestro taller de “Cómo hacer un arma futurista molona en sencillos pasos”, vemos el sistema:

Pues yo le añado una carcasa

Al hacer esto, niños y niñas, tenemos interesantes resultados como:

El Quinto Elemento

Donde vemos a un habitual de nuestras entradas, Bruce Willis, poniendo a su vecino a salvo de su propia estupidez con un pedazo de cacharra que parece haber sido diseñado también, al igual que el vestuario, el mismísimo Jean Paul Gaultier (cosa que no descarto con tanto pincho…). En realidad el arma no es más (ahí es nada) que un lanzagranadas WZ 83 Pallad D al que le han añadido dos cargadores laterales de AK, un aro para un pene mandingo con pinchos en la bocacha, un circulito supermono de target en la mira y un soporte para la mano. Y lucecitas. Ante la duda, ponle lucecitas. Nunca te equivocas al tunear con unas lucecitas en un arma, así parezca un árbol de Navidad.
Y así, niños y niñas, es como se pare ¡un ZF-140!

File:5th 02.jpg

-Dame la paaaaaashtaaa +¡Dos hostias bien das, te voy a dar a tí, raspanucas! ¡Que soy el Bruce Willis oxigenao!

No os pongo el arma original porque es poco más que un tubo con gatillo y no tiene gracia ninguna. Ni chistes. Bueno, seguro que sí, pero prefiero pasar a otra.

Firefly

Ingredientes para molar en un western espacial mítico: Un revólver corriente y moliente. Del montón, vamos. Unas cuantas chapas. Un cañón hexagonal. Más chapitas y tubitos. Pinturas para envejecer. Una funda de revólver largo, mínimo de seis pulgadas. Un Nathan Fillion.

Resultado

Pasamos de esto:

File:Taurus85.jpg

Obsérvese la falta de carácter el chisme…

Un revólver sosaina, pequeñajo, una birria, vamos, que no destacaría ni entre bastoncitos de caramelo en Navidad…

A esto:

File:MalGun1.jpg

El regio y macarra Mal’ Gun

Podéis ver los ennoblecedores envejecidos, la culata de revólver clásico, las chapitas bien puestas para que parezca más mejor… vamos, que así da gusto.

Terminator 2

Había una vez un arma más fea que pegarle a un padre con un calcetín sucio. Es grandota, aparatosa, poco práctica, amedrentadora, eso no podemos negarlo, y algo más coñazo que los anuncios de Youtube. Os hablo de la Cálico M960. He aquí el bicho en cuestión.

File:CalicoM950.jpg

Aquí donde la veis, este cacharro es inoperante y poco práctico. También puede servir de muleta.

Pero, ¿qué pasa si la forramos de carcasas guachins? ¡¡Que obtenemos armas futuristas, señora!!

Ejemplos:

Carcasas forevah. Y así, niños y niñas, se puede ir a cazar humanos al futuro…

Resultado, un vistoso Rifle de Plasma 95A1 Westinghouse, que debería haber en todos los hogares.
Pero no acaban aquí los ejemplos de cómo tunear adecuadamente una Cálico horrorosa.

Las Crónicas de Riddick

Aquí también encontramos el mismo modelo de Cálico con una carcasa reshulona, en las entrañas de Crematoria, ese planeta prisión, que es como Málaga con terral en verano, por el día y Oslo en invierno de noche con rasquilla del norte. Pero en chungo.

-Hoy en Art Attack, niños y niñas, haremos una carcasa para un arma. +Jordi, que te has vuelto a liar. Anda rectifica… -¡Jamás!

Y así, niños y niñas, encontramos usos guachis a un montón de resina, aluminio y pintura. Ponerle carcasas a todo tipo de armas para que parezcan bichos más importantes y modernetes. Dentro de poco los hipsters también se pondrán carcasas. Para parecer más modernos.

 Inventadas del todo

Porque ¿a qué viene eso de ceñirse a la lógica? No dejemos que la tiranía de lo lógico y esperable o incluso lo operante y práctico nos fastidie un arma más grande, más tocha, más impresionante…

Y de ahí sacamos aberraciones como la que aparece en la película Doom, y que cae en manos de Dwayne “The Rock” Jhonson:
La Big Fucking Gun. (Arma Jodidamente Grande).

Doom

The Rock con cara de concentración: “trincar arma, no manchar pantalones, matar cosas. Espero no liarme…”

Veamos el tamaño real del arma de las manos de este actor ante cuya sonrisa nadie puede decir que no…

Aquí The Rock con el remedio perfecto para los vendedores puerta a puerta… si no se jiñan ante el tamaño del cacharro, no hace falta dispararlo: con tirárselo encima mueren por aplastamiento… Pero es que a The Rock le queda tan natural…

 

Eraser

Cuando creías que un espadón en manos de Arnold Schwartzenegger molaba, con sus pintacas de Conan, vas y te encuentras una peli que, buena, buena, no es, pero al menos entretiene con su acción noventera. Eraser. Una película en la que guión aparte (risas del público), te encuentras un prototipo de arma tocha con la que los malos malotes quieren destruir cosas. Y a gentes. Y seguramente también a gatitos y cachorritos de pandas adorables.

La EM-1 Railgun.

File:Eraserrailgun.jpg

En serio, no hay por dónde cogerla. Es como una batidora hecha con piezas de una moto…

Porque, en serio, podríamos analizar las cosas que vemos, las pintas de taladro, pistola de clavos, el contrachapado, la culata cutre o los palotes que se suponen son cargadores y grips, pero… ehm… ¿Alguien más cree que esto parece una aberración fabricada en una chatarrería? A ver, que con CGI todo queda bonito. Le pones haces de luz y, hale, arma que te crió, pero… ehm… en fin, esto parece una pesadilla tecnológica emanada de Akira…

Men In Black

Pero no hace falta inventarse un arma enorme para que sea moderna y peligrosa. Y la máxima expresión de ello es… el temible y tremebundo “Grillo Ruidoso” de Men in Black.

Y con esto, amigo mío, juegas a la psicología inversa con la virilidad. Y te apañas.

Ahí tenemos ese cacharrito, que hace cri-cri, y boquetes del tamaño de un camión pequeño. Y también a camiones pequeños. Además de tener un retroceso comparable a Hulk lanzando una bola de petanca. Al planeta de al lado.

Pero no todo son armas de fuego, esta vez…

No, niños y niñas, ávidos lectores… No todo son armas de fuego. Las armas de filo también tienen un sitio en las pelis futuristas. ¿Cómo hacer un arma, espada o cuchillo, futurista?

Bueno, veamos unos ejemplos…

Las Crónicas de Riddick

Pues podemos coger unos cuchillos, y darle una forma rara… por ejemplo, curva. Pero no curva en plan cimitarra, una gumia, sica o una jambia… no… curvos de verdad. Así, que de grimita verlos. Que se sepa que quien lleva ese chisme no sólo sabe usarlo, sino que además es un tipo chungo.

Que para pelar patatas, lo mismo no… pero… bueno, ¿a alguien más le parece que se han derretido y caido para adelante… ?

O, también, puedes pasarte de barroco…

El cuchillo del Lord Mariscal, aquel que ha visto el Subuniverso… y tampoco encontró allí la pareja de los calcetines…

 

También tenemos cuchillos divertidos en futuros distópicos y ucrónicos…

Priest

Donde Paul Bettany, haciendo de Sacerdote trinchador de vampiros, con una cruz estampada en toda la frente, así, en plan discreto, se ata los machos, manda al carajo a la curia y se va a destripar chupasangres. Es una especie de superhéroe atormentado con una moto que tiene el reactor de un avión. Que digo yo que si le enchufas la aspiradora te limpia la casa y te arranca las paredes.

Total, que para ir a escamochar colmilludos, lo mejor, aparte de unos shuriken chachins que se lanzan a cámara lenta y se aporrean a patadas en el aire (sólo apto para aquellos que tienen chulería + 10), se pilla la mejor herramienta posible. Y uno piensa: un lanzallamas, napalm, segadoras de margaritas, un escopetón como un demonio, una gatling… nah. Debiluchos todos. Un cuchillo. Y punto.
Eso es niños y niñas, una cacharra cromada de doble filo y pintas chungas de poder destripar a un pavo sólo mirándolo.

El trinchavampiros 5000. Si lo compra ahora se lo mandamos con unas pantuflas con forma de cabeza de vampiro. Anunciado en Televisión.

Machacador, violento y extrañamente parecido al cuchillo táctico Doble Shadow, sólo tienes que cambiarle el puño, ponerle uno de metal, pulido pero sin cromar,  y ya das sustito para rato. Así están los Sacerdotes: motivaos y listos para destruirlo todo…

Ultraviolet

Que digo yo, que al menos el pincho que lleva Bettany en Priest es mono. Es un trinchate enorme, pero es estético. Pero lo que hacen en Ultraviolet… Cogen una buena idea y lo convierten en una aberración futurística distópica. O sea, algo funcional y usable, y lo convierten en algo que parece un abanico cerrado con inscripciones en “taihindi”, punta cuadrada y mango chungo…

¿Alguien más piensa que parece que va a abrir un abanico un poco exagerado…?

Que la peli, buena, lo que se dice buena, no es, y el guión lo escribió un mono con máquina de escribir poco inspirado, pero la regla esa con filo no tiene perdón del friki adorador de armas…

 

Bueno, creo que por hoy hemos tenido bastante.
Si se os ocurre algún otra arma con carcasa o pincho favorito futurístico, no dudéis en dejarlo en los comentarios.
¡Saludos a todos, niños y niñas, y a trincharlo bien!

Leave a Reply