Este blog nace de mi mente perturbada y un aprecio malasano por las armas de fuego. Y las blancas. Y el cine. Y… no, no soy Tarantino. No he dicho nada sobre los pies de nadie.

Como decía, este blog pretende aglutinar, comentar, charlar, intercambiar ideas en mi tiránica opinión sobre el mundillo del cine y cómo las armas aparecen en él. Ya sea realista, poco realista, futurista o grandes fantasmadas (todos conocemos los revólveres de tambor de 100 disparos y las semiautomáticas que por el mero hecho de serlo no necesitan ser recargadas salvo en momentos dramáticos). Así, me propongo dar rienda suelta al colmillo retorcido, a la afición por las cosas que hacen ¡pum!, ¡pañum! y otra serie de onomatopeyas idiotas.

Por cierto que pongo en el cine cuando también pueden caer videojuegos, comics, series de animación etc.

Así que, queda inaugurado este blog. Porque yo lo digo.

Aquí la amiga Trinity con una Beretta Cheetah, la mar de mona.

Join the discussion One Comment

Leave a Reply