Fuego Letal o el Draco Cabezón [CLT]

By 19 febrero, 2018Libros y a lo loco

Fuego Letal (o el Draco Cabezón) de Nick Kyme. Crítica literaria trasnochada.

Herejía de Horus, 32.

Llegó a mis manos lo último y calentito Fuego letal de Nick Kyme, traducido en español (cada vez veo más mi futuro leyéndome el resto de la saga, y aún más las cosas que he visto que no creo que se vayan a traducir, como el Ómnibus de Ahriman y el de Sororitas, snif, snifff) por Traducciones Imposibles. Sigo prefiriendo las tradus de Juan Pascual, la verdad. Se nota cuando el traductor gusta del universo, lo entiende y ha trabajado mucho con él.

Fuego letal es una novela ligeramente tocha para lo que es Warhammer 40.000, sin llegar a tanto como Signus Prime, pero se le acerca. Narra las dichas (ninguna) y desdichas (muchas, todas) de un grupo de 66 Marines Espaciales de los Salamandras (o Salamanders, que ahora hay follón con los nombres de los capítulos en lo que a Games Workshop se refiere), que quieren trasladar desde Imperium Secundus a su primarca Vulkan hasta su planeta originario, Nocturne. Hasta aquí bien.

Problemas: los Salamandras son cabezones. Tercos. Mucho. Todo.

Para quien no los conozca, los Salamandras son una de mis legiones favoritas, acostumbrados a la lucha asimétrica, duros, amantes de los lanzallamas y de las cosas que arden y estallan.

salamandras

He aquí que si tienes calor el Salamandra de calentará… pero eso sí, nunca le pidas un mechero.

O sea el plan es el siguiente: “Vamos a trasladar a Vulkan a Nocturne” Guilliman, primarca de los Ultramarines les dice que Vulkan, más que malito está como muerto. Mucho. Hasta para ser un primarca. Meh. Un Salamandra no dejaría que algo tan tonto como la muerte (supuesta) se interpusiera. Así que insisten y se lo llevan. En la nave más cochambrosa que tenían a mano, con más boquetes que una olla de asar castañas, con una tripulación que apenas puede tirar de su alma.

Por el camino les pasa de todo: fisuras en la Disformidad, Portadores de la Palabra dando por culo, Guardias de la Muerte, de esos asquerositos del primarca Mortarion que quieren reventar la nave y llevarse la cabeza de Vulkan para colgarla en la chimenea Mortarion, traiciones, bichos, sirenas disformes, idas de olla gracias a la disformidad. Y mueren poco a poco. Porque los Salamandras son duros y mueren así, con dificultad.

Todo ello comandados por el Salamandra más cabezón de todos que desdeña cualquier argumento lógico apoyándose en algo de lo que el propio Emperador abomina: la fe. La Fe en su primarca, en que vive, en que resucitará. Y tiene visiones, y alucina. Se llama Alleus Numeon, y a ratos te cae mal y a ratos… no te cae bien. Pero mira que es cabezón… Es como muy de piñón fijo, el hombre. Bueno, Marine, que es un Marine Espacial.

Total que la novela de Kyme, esta Fuego Letal es en realidad una huida hacia adelante sin más argumento que la fe, porque a Numeon se le ha puesto entre ceja y deja llevar a Vulkan hasta Nocturne, todo ello, claro, después de la masacre de Istvaan. Y así va la cosa, no hay mucho más. Y aunque tiene alguna sorpresilla ligera, me ha dejado un resgusto a… ceniza en la boca. Porque esperaba más acción fluida, más llamaradas y Salamandras muy, muy cabreados, menos ominosos y más violentos. Y quizás eché de menos a esos Salamandras de la trilogía de Kyme.

salamandras

¡QUIÉN SE HA LLEVADO EL COLIRIO COJONEEEEES! (Sargento Igneus con los ojillos irritaos de tanto lanzallamas. Nunca se caracterizó por su paciencia pero sí por su conjuntivitis…)

Así que como novela de la Herejía ya os digo que no se avanza nada en el trasfondo, que es solo una historia hobbit de Salamandras (o vamos, quieren llevar a Vulkan a un volcán, si eso no es Tolkeniano…) y de sus idas, venidas, tiros y llamaradas, además de mucha muerte amarga y esas cosas tan grimdark que gusta a los propios de la GW y la Herejía de Horus. A ver cuándo sale el siguiente, Guerra Sin Fin, otro libro que es un compendio de relatos de la Herejía, de los primeros espadas-sierra de la Black Library como McNeill, Dembski-Bowden y Swallow.

Aprovecho para mencionar, dado que no me apetece hacer una reseña solo de ese libro, que, antes que Fuego Letal me leí Legados de Traición, número XXXI de la Herejía de Horus, y me resultó más interesante y ágil. Un libro de relatos (sí, como el XXXIII que viene ahora; no tienen prisa por avanzar en el trasfondo… ) y, lo recomiendo más que Fuego Letal, por más que me guste Nick Kyme.

Le doy una puntuación de 3 Bólters de 5, porque está bien escrito, (aunque la traducción a ratos se me queda coja…).

bolters de puntuaciónbolters de puntuaciónbolters de puntuación

 

 

 

 

 

Dos enlaces para saber más del universo de Warhammer 40.000 en formato podcast:

La Biblioteca de Tizca: trasfondo en castellano de todo el universo de W40K. Vale la pena TODO.

La Voz de Horus: trasfondo y reglas del juego de Warhammer 40.000, y además ¡hacen sorteos! ¡Y hay dibujos de Marina metiéndose con todo el mundo! ¡Y chistes de culos! ¡OÍDLO!

Y cómo no, la Wikihammer: http://es.warhammer40k.wikia.com

Leave a Reply