Ensalada de Balas

By 7 marzo, 2014Realistas

Estamos en una época, niños y niñas, en los que las ensaladas son comunes como una buena parte de la dieta equilibrada. Así que entre tanto cañonaco a pecho descubierto, vamos a hablar de ensaladas. ¡¡ENSALADAS DE BALAS!!

¿Qué es, y qué representa en el cine una ensalada de balas? Es un momento, una secuencia, en las que hay tantas balas volando por la pantalla que casi las puedes respirar. Los dos bandos, buenos y malos, disparan hasta que les da un algo: agujetas en el gatillo, incontinencia de pólvora, sobredosis de plomo… ¿Qué representan? Bueno, algunos críticos profundos y eso dirán que es una crítica posmoderna a la futilidad de la vida, la delicadeza de lo efímero y la bestialidad del alma animal en el corpus pseudo-racional abandonado al materialismo metafórico que es el arma… y alguna que otra parrafada más sobre las balas. Y tal. Muy profundo todo. Otros dirán que es espectáculo, lo que la gente quiere ver. Sangre a granel, héroes que resisten con piel de adamantium los tiros, que los evitan cuales gacelas y que matan a los malos sin apuntar siquiera. Yo digo que una ensalada de balas son dos bandos rivales que se tirotean alegremente para imponerse sobre otro y demostrar que la tienen más grande (la razón, digo), que sobreviven mejor, que son más mejores que los demás y que las fuerzas especiales o que los hombres y mujeres con más armamento que un ejército pueden con todo. Y contra todo. Loreal. O sea, porque yo lo valgo.

Veamos unos alegres y entusiastas ejemplos y sus escenas:

Tiroteos en el súper

¿Quién no ha querido liarse a tiros alguna vez en un centro comercial o en un hipermercado? En Señor y Señora Smith. Escena del centro comercial. Americano. Mucho. Porque solo un centro comercial americano tiene más armas juntas que, digamos, un país como Noruega, Dinamarca o Japón. O Multicolor.

File:MMSBeretta92FSfull-2.jpg

Yyy el amoooor surgioooó entre dos Glocks y una Berettaaaa, mi amoooool!! (cántese a ritmo de bachata…, mu tierno todo)

“Y así, cariño, es como mami y papi hicieron las paces. Matando a un comando entero…” les contarán en el futuro a sus hijos. Y es que volaron las balas como sólo en un hipermercado americano puede ocurrir. ¿Armas? Todas. Glocks, H&K’s, Ithacas, Berettas, Pardinis… una ensalada tanto de tiros como orgía de armas. Y por supuesto salieron con heridas menores. Que son los buenos, y son guapos. Acabáramos…

Otro día en la Gran Ciudad

Como una crítica a nuestro tiempo y a la violencia que aparece en los medios, a los eternos conflictos que provoca el ser humano en su convivencia en las ciudades, podemos ver en Predator 2 los enfrentamientos de las narco bandas y la policía. Hasta que viene, lógicamente un extraterrestre y los mata a todos. De cajón, vamos. Veamos unas imágenes que lo aclaran todo y lo ilustran:

Los malos:

Los malos: armados con armas extranjeras, obsérvese. A la sazón: Steyr Aug A9, que son incapaces de pronunciar… Con ese bello y siempre atinado fondo del coche ardiendo. Típico. Tópico. Alegre…

Los buenos:

Son muchos!! Mal alien se los lleve!! (Y Danny Glover solucionará la papeleta, claro. Poli bueno donde los haya…) Luego sacará su democrático argumento en forma de Dessert Eagle mamporrera…

Y la explicación:

aliens-meme.jpeg

Y el “peinaito” siempre tiene razón, ya sabéis…

Niños y niñas: vuestro amigo el Predator!! Tadáaaa (foto tomada justo antes de una lección maestra de claqué…)

Tiros en la ducha

A ver, no me malinterpretéis: le puede pasar a cualquiera. Eso, que se va a las duchas, y lo tirotean alegremente. Curiosamente se da un contraste interesante. Vemos en La Roca, la contraposición de armas cortas como los H&K MP5 (pequeños, fiables, precisos) y los M16 A1 y A2 y sus distintas variantes del ejército (bueno, vale, los desertores), grandes, tochos y tontorrones que le ponen al equipo SEAL todos los pavos a la sombra… Dramático tremendamente, armas chicas contra armas grandes, posición elevada contra sorpresa, y ni una maldita pastilla de jabón en toda la ducha…

¡¡Matadlos!! ¡Que nos gastan toda el agua calienteeeee!

¡¡Esta ducha es la mejoooor!!! ¡¡Porque tiene el mejoooor jabooooon!!
Luego palman, aviso.

Pasemos a otros clásicos:

En el espacio no escucharán tus tiros.

STAR WARS IV: A new Hope.

Que síiii, que ya sé que no son tiros. Que son blásters, armas trucadas, desmontadas, vueltas a montar con “protesis”… Pero es mi blog y me lo follo como quiero. Y ahí está, el principio de una de las sagas más importantes del cine de ciencia ficción, decepciones ulteriores del sr. Lucas mediante. Y mira que se esfuerza…
En fin, a lo que vamos: empieza la película y ¿qué tenemos? Una ensalada de b… tiros. Láseres. Blásters. Cosas que hacen “paium”. O “ziuuuum”. Y la entrada espectacular de Vader, claro.

¡¡Disparad, disparad!! ¡Que son de Haciendaaa! (Justo después de la campaña de “¡El Imperio y Hacienda somos tú!”)

Nuestros amigos los “cabezapalangana” dispararon con ganas (todos nos los imaginamos en la grabación antes del montaje de posproducción diciendo “paium, paium con la boca) a los malos Stormtroopers Imperiales que asaltaron la nave de la princesa-senadora Leia “Rodete-ensaimadero” Organa. Curiosamente esas armas “futuristas” fueron viejas armas que el sr. Lucas mandó tunear. Ejemplos, sólo para aplacar a los curiosos:

¿Falsas? ¿Cómo que son falsas? ¡Pero si hacen paium y todo!

El arma que sostiene nuestro intrépido soldadete en la foto superior no es más que un Sterling SMG muy tunead y con la mira flashpoint puesta del reves. Magia del cine. Cómo la odias cuando te enteras…

La susodicha Sterling SMG antes del “tuneo”. Lo cierto es que gana… entidad, ¿no?

No podemos negar que Star Wars es una joya del tuneo de armas y las ensaladas de “balas”…

Cuando las balas sobran…

Acabamos este post dedicado a las ensaladas de balas con otra película que tiene una mítica ensalada de balas. A tutiplén… Heat.
Total, que unos malotes deciden robar cosas. Y los buenotes, a la sazón, los polis, se oponen, cómo no. Y de repente: ¡tiros a mansalva!

Que me dehéis marditooooos!! !Tengo hora en la peluuuu de la Maritoñis!

Ahí, el bueno de Val Kilmer con un Colt M733 de 11,5″ de cañón… y munición más barata que las gominolas.
Y su contrapartida: Al Pacino.

Al Pacino reclamando atención haciéndole la competencia a los malotes a tiros con grandes fogonazos y aspavientos… como cuando buscas a alguien que te atienda en el Corte Inglés… Un FNC 80 siempre es un buen argumento.

Hasta aquí por hoy, y en este post. Habrá más. Se aceptan sugerencias. A divertirseeee… Y sed buenos. Por ahora.

Join the discussion 2 Comments

  • Reset Reboot dice:

    Hombre, nada como una borrasca de plomo a grandes velocidades para despertar al espectador que se queda frito en su butaca/sofá, asegurándonos que el estruendo esté como 10 decibelios por encima del volumen normal de los diálogos.

    Ahora se ha puesto de moda esquivar la precipitación balística con el denominado “tiempo bala” (irónico… eh?) con lo cual ya no es agilidad como gacelas. Es velocidad extrema. XD

    • donserg dice:

      Cierto, el famoso tiempo bala, amigo Reset. Ese momento en el que, por la magia del cine, again, el bueno puede ver la trayectoria de una bala. O más de una. Y esquivarlas dramática y molonamente. Porque la alucinancia no tiene precio…
      Ya le dedicaremos más capítulos. Por ahora tengo una batería para actualizaciones cuasi semanales, siempre que el tiempo lo permita. Mwahahahahaaaa!!
      Gracias por pasarte!!!

Leave a Reply