Category

Realistas

el rusaco loco

Canales de Youtube de Armas

By | Realistas | No Comments

Uno puede preguntarse, desde la profusión de Internet, qué canales de Youtube puede un fan de las armas frecuentar para disfrutar de diversas formas de verlas. Desde el aspecto destructivo, al lúdico, desde el profesional al aficionado entusiasta.

Pues bueno, tito Donser os trae ¡¡CANALES FAVORITOS DE YOUTUBE PARA VER ARMAS HACIENDO PAIUM!!

Son muchos, desde luego, y cuesta ponerlos en orden. Así que los voy consignando conforme hago memoria, no por cualquiero otra predilección. La mayoría siguen activos  y tienen una periodicidad más que razonable. Muchos son personales y otros más organizados. Algunos tienen mucho presupuesto y otros son de aficionados y entusiastas. Y la mayoría son de fuera. Por supuesto, si conocéis alguno español, ¡más que encantado de echarles un ojo!

Un canal lúdico de un entusiasta de las armas. Con suficientes como para declarar una guerra y que te enseña lo que es disfrutar:

Pistolas fritas.
Sí, se llama así. Pistolas fritas. No sé el motivo. Tampoco importa. Es divertidísimo, el que lo lleva (no sé el nombre) es un entusiasta de primera, que explica, viviéndolo, las sensaciones de disparar multitud de armas (suyas, madre mía, este hombre podría conquistar un estado él solo), y todas le gustan, todas las vive. Es que vale la pena verlo y oírlo. ¡EL CANAL DE TODO LO QUE ECHA FUEGO, HACE RUIDO Y EXPLOTA!

Hippo993

Un canal de un técnico del disparo donde, con extremo respeto, y pistolas de todo tipo. Donde, además, se puede ver un WA2000, un elefante blanco de los rifles de francotirador (por aquello de que vale un cojón y medio). La cuestión es que el usuario usa todas y cada una de las armas con un respeto exquisito, máxima concentración y, aunque no hace comentarios sobre ninguna, deja que el espectador vea todo el proceso de disparo y juzgue. O es lo que yo hago. Y mola.

Con respecto al WA2000 tiene incluso un video desmontándolo.
Últimamente no actualiza a menudo como hace un par de años pero todos sus vídeos valen la pena. Destaco los de dicho rifle y el “Fun with H&K”. Hay armas modernas, de la Segunda Guerra Mundial (uno de ellos usando un MG34 BESTIAL) y todo con un quidado exquisito. Y además no le tiembla lo más mínimo el pulso cuando usa Desert Eagle .50…

 

FPSRussia

Un ruso disparando y haciendo que las cosas exploten, con armamento militar y… bueno, es ruso. Es un canal de desfase que te hace preguntarte qué les dan en la Madre Rusia, porque el tío está sonadísimo, y, si bien no hace nada que le ponga directamente en peligro, sí hace algunas cosas de lo más descabellado, con ese entusiasmo homicida y libre de cualquier preocupación por la integridad física que tienen… bueno que tiene gente como él.

Y, claro, cuando lo ves manejar dos escopetas AA12, una en cada mano pase; cuando se pone a jugar con los lanzallamas… ufff… bueno, pase. Pero cuando SACA UN PUTO TANQUE A LA CALLE… En fin, cosas de la Madre Rusia.

Lleva cerca de un año sin actualizar. El último vídeo es el de los lanzallamas. También tiene otra rusada, cuando se puso a freír bacon en el cañón de un AK47… En fin.

Nota. Dmitri Potapoff, el protagonista, realmente es Kyle Myers, de Kentucky. Actualmente está tomando un descanso de su producción, sobre todo después del asesinato de su socio y proveedor de armas.

 

Military Arms Channel M.A.C

Un grupete de gente muy entusiasta que hace críticas de mucho tipo de armamento, pruebas, unboxings, primeros disparos, impresiones y divagan, de vez en cuando. Algunas  de las armas parecen ser de restricción militar. No me preguntéis cómo acceden a ellas porque es un misteeeeeerio.

Es un canal donde hay varios colaboradores, todos muy entusiastas todos, disparando entre vegetación. Hacen muchas pruebas y reviews a conciencia de las armas y los vídeos son de mucha calidad.

Hickock45

Un señor americano muy americano de lo más profundo de los USA, que te enseña partes técnicas del arma y valoraciones. Gran cantidad de armamento, muy profesioná, y con el acento más cerrado que un tarro de garbanzos. Pero muy serio y con una puntería que podría hacerle la raya en medio a un oso a ochocientos metros con un hueso de aceituna. En serio, parece la versión vasca de un americano.

Su review de la Desert Eagle tiene más de 4 millones de visualizaciones.

ForgottenWeapons.

Por último os dejo un canal de armas la mar de curioso. Analizan armas antiguas, de hecho muchas de ellas extrañas. Algunas veces las disparan y otras sólo dan la chapa sobre el arma en cuestión, la montan y desmontan. Es bastante interesante, sobre todo a nivel técnico y de historia, y para desmitificar mierdas en torno a las armas más antiguas o modelos concretos.

El vídeo es el de uso y disparo de uno de mis revólveres favoritos, el Webley Fosbery, un automático del siglo XIX. Vedlo. La mar de curioso.

A más ver, pequeños bichejos.

Colt Anaconda

Revólver: armas sencillas para tiempos complicados

By | Realistas | 2 Comments

Revólver… ese gran clásico.

Los revólveres, como dije en esta entrada, son armas fiables, clásicas, más que un pasodoble en una feria de pueblo.

Se me ha antojado hacer una segunda compilación de grandes revólveres, y pequeños también, puesto que muchas armas automáticas, con diseños atrevidos o bizarros se dejan ver cada vez más en el celuloide y los videojuegos. Pero en el fondo el revólver siempre está ahí, perenne, como un último recurso. Y quiero ver de cerca unos cuantos más para ver qué narices nos dicen con ellos, o simplemente porque me gustan.

¿A vosotros no? ¡HEREJES! Que sí, que las semiautomáticas tienen más balas, más capacidad y velocidad de disparo, son de polímeros y otras mierdas… Muy mono y moderno todo. Sin embargo, un cañón bien puesto y a la vista, un cilindro en el que se ven las cabezas de las balas que pronto van a correr a por ti, eso, eso es inapelable. Pocas semiautomáticas visten esa presencia de brutalidad y contundencia (la Desert Eagle no cuenta) que tiene un revolverazo bien puesto en tus narices, o en las de quien sea. Es ese gusto clásico, como el whisky con hielo, el humo en el bareto del detective y ¿qué pistola lleva? Exacto, un revólver.

Entonces, veamos el percal que se me está ocurriendo para ilustraros en el tema.

Revólver. Parte 1.

Pequeños pero matones. Max Payne.

Y es que no hay nada como ser un poli atormentado para tener una reglamentaria Beretta 92 FS… y un revólver bien chungo como arma secundaria, arma con la que el señor poli, interpretado por Mark Whalberg volatiliza puertas como quien abre ventanas. Y es que lleva ni más ni menos que al “pequeño juez”, un arma de la marca Taurus que lo mismo te dispara balas del .45 long C (BBB, o sea, “bellotas bien bonitas”) que cartuchos de escopeta del .410 con las que abrir interesantes boquetes.

El pequeño juez

Pequeño, entrañable, bandarra, capaz de matar jabalíes… Salude, señoría.

Y ahora al señor Whalberg en plena faena:

Whalberg juzgando

Y he aquí que yo te juzgo porque tienes puesto el “Despacito”. Y se te halla culpable. Hale. Come plomo. Abre la boquita que no te va a doler…

¡SIGUIENTE!

A dos manos. Val Kilmer en Tombstone.

Porque nada peor que llevar un revólver… bueno sí: dos. Pero hay que saberlos llevar, con elegancia, naturalidad, frías ansias homicidas… Y es que eso es lo que hace que queden impecables, que sólo ver las culatas blancas y nacaradas, en este caso, sea lo más chungo del mundo y prolegómeno de una muerte rápida y plomiza. Y quién más elegante y con menos que perder que Doc Holliday. Doctor, por favor…

doc holliday, revóveres a dos manos, chungo que flipas.

Nenes, ¿quién estaba escuchando reggaeton? Si es pa darle un premio, de verdá…

Pues he aquí que lo que lleva el buen doctor, para acabar con el dolor son dos Colt, un Colt Single Action Army y un preciosérrimo Colt Lightning que os dejo aquí abajo.

colt lightning

Una elegante cacharra para una elegante muerte…

Sobrenaturales. Sobrenatural y Wynonna Earp

Porque puestos a haber, hay también un revólver mítico para cada ocasión. Os presento dos: uno de ellos, de hecho, ya lo he mencionado antes, que es el que aparece en la serie Sobrenatural, serie que sustituye en muchos casos a las telenovelas: todo acaba mal, cualquiera que se acerque a los hermanos Winchester acaba palmando. Los Winchester no saben morirse, siempre resucitan, se les pasa. La cuestión, centrándonos en el tema es que en las primeras temporadas sacaron ese arma, “el Colt”, un arma real en su concepto, un Colt Paterson de 1836, que era más complicada de cargar que hacer un cubo de Rubik con los pies. Pero que funcionó. Y además en la serie, puede matar demonios. Porque un arma no es guay del todo si no mata demonios, of cors.

supernatural colt paterson

El Colt de Sobrenatural, el revólver definitivo contra las plagas caseras de demonios. Con su Colt, le regalamos el manual de 867 páginas de cómo recargarlo.

Pero no todo va a ser ver a los tiernos Winchester, con sus lágrimas masculinas, sus morritos y sus ceños fruncidos, las chorreces de Dean y las preocupaciones de Sam, no.
También tenemos heroínas de lo sobrenatural que utilizan horteradas de revólver como nuestra querida Wynonna Earp, de la serie del mismo nombre y baja puntuación en Filmaffinity. Y es que la serie es para amantes de… bueno de cosas como Buffy Cazavampiros, con ese humor tonto que descacharra a veces el guión y trata de ser sucio y chorra, pero que al final no puedes dejar de ver. De hecho espero la segunda temporada.
Tenemos pues, a la heredera de Wyatt Earp que va matando demonios renacidos con su revólver ancestral que perteneció al tatarabuelo. Vale, ella no tiene bigote y el revólver, pese a tener un cañón más largo que el palo de una fregona y munición interminable, está hasta gracioso. Sobre todo cuando se ilumina como una verbena de barrio al matar demoños.

El Revólver y la Doncella

El Revólver y la Doncella… bueno eso de doncella… como que no. La muchacha bebe, suelta tacos, es una criminal convicta, impulsiva… Genial para salir de farra y acabar en Canadá con los gallumbos en la cabeza, vamos.

Y a ver quién le dice nada a la muchacha… porque no sólo tiene el revólver sino que sabe desde dispararte a atizarte con él como si fueras una bola de billar…

Dos revólveres sobrenaturales que exudan respetabilidad. Y mal rollo.

¡SIGUIENTE!

Contundentes y bestias: Resident Evil y Rainbow Six Las Vegas 2

Porque aquí veremos dos revólveres chungos, grandes, enormes y bastardos cuya sola visión es suficiente para aflojar esfínteres, provocar manías religiosas y atorar cuartos de baño: hablamos del inclasificable Colt de Barry Burton y la Taurus Raging Bull. Por orden.

He aquí un mundo lleno de zombis. He aquí un hombre grande. Y he aquí un revólver que en sus lejanos comienzos fue un Colt Python, luego, dicen, un Anaconda, para pasar a ser un revóver tocho y bestializado. Una mala bestia. Una bastardada hecha cañón, cilindro, cuadro, cachas y balas. Matar zombis, una ciudad en llamas, una farmacéutica malvada, un Némesis más feo que un lunes sin café… ¿quién puede pedir más? Y claro, ante todo eso… Sí, hay muchos protagonistas, entre Chris Redfield, Leon Kennedy y demás peña. Pero me quedo con el poseedor del revólver. EL revólver. Grande y monstruoso como una viga. Barry Burton.

Barry Burton Colt Bastard

Barry Burton observándose la tranca… del arma, digo. Porque todos sabemos que una pipa de este tamaño induce a la reflexión contemplativa.

Pero no acabamos aquí, (de hecho hay post para rato), sino que nos metemos en otro berenjenal: el de la Raging Bull. Concretamente en un videojuego. En los videojuegos, comento, suelen cambiar muchas veces los nombres de las armas, para crear su versión, no pagar derechos, quién sabe… (no, en serio, ¿alguien lo sabe?).
La cuestión es que, después de la Desert Eagle, y cuando creías que ya podrías ir tumbando paisanos alegremente al ritmo de Sinatra, te desbloquean otro arma en el juego Rainbow Six las Vegas 2. La mismísima Taurus Raging Bull. Un bicharraco que en realidad pesa hasta 2,20 kgs y ha desarrollado en su historia hasta 12 calibres (muchos ya están obsoletos o descatalogados, tanto calibre como versión del arma).

Y claro, uno con semejante cacharra en las manos, como que se crece. ¿Quién no puede amar a un toro furioso?

Raging bull, en RSlV2. Porque pega con todo, arreglada pero informá

Raging Bull, el invitado que toda fiesta debiera tener. Cuando menos las tonterías se iban a acabar…

DESCANSEMOS, HAGAMOS UNA PARADITA Y COJAMOS AIRE…

sensual patata

Una sensual patata, para el interludio y como recompensa por llegar hasta aquí…

 


Revólver, parte 2.

Continuemos, que ya queda poco, con este mega post sobre el entretenido mundo del revólver.

Sacados del sobaco: Avatar, Stargate Atlantis.

Cuando nos ponemos fantasiosos, como ya dije en otro post, al que referencio más arriba, los revólveres son siempre un gran referente. Ya queramos expresar futurismo o que sólo un experto de verdad, un veterano, un tío duro puede llevar un revólver, porque confía en sus aptitudes y sus capacidades para reventar lo que sea con munición limitada y sus dos razones colganderas (por lo general suelen usarlos homes, aunque alguna muller también, y de ello hablé antes).

Así, tenemos al malvado (y magnífico) Coronel Quaritch, interpretado en su grandiosidad por Stephen Lang (habría molado mil que él interpretara a Cable en Deadpool 2), que porta al muslo y casi por toda la pierna, la bestia parda del revólver que se sacaron del sobaco, basado en un modelo que nunca llegó a producirse. Y es que no hay nada como ponerle carcasas raras, miras apratosas, linternita, esencial para el trabajo, no lo olvidéis y que lo lleve un veterano para exudar mal rollo y dureza. Y así tenemos al WASP revólver, a medio camino entre el MP412 ruso y el Ruger GP100. Cosa fina, señora.

WASP Revólver

El tochazo WASP. Porque tienes que ser muy Coronel para llevar de forma sensual semejante aparato… (Imagen del blog de Futurewarstories.blogspot.com)

Pero hay más, más revólveres chungos, cosas impulsadas por energías, llevadas por tipos duros y homes de mal vivir y mejor matar. Porque uno no se hace Corredor sin ser duro de verdad, y además, ser Jason Momoa, que puede ser Conan y Aquaman si quiere. A la vez. Con la sombra de ojos de Khal Drogo. Porque Momoa es mucho Momoa, y además de lanzar hachas, lleva revólveres.

Ronon Revólver Stargate Atlantis recipe

Pistolón revolveroso con receta incluida. Yo le pongo un toque de vainilla. Le da un no sé qué…

¡SIGUIENTE!

Grandes y tontorrones: Memoria Letal y RED

Por un lado tenemos la infausta película Memoria Letal. Que es mala. Con avaricia. Sale Genna Davis, que hace cosas, y Samuel L. Jackson, que tiene que pagar la hipoteca. Pero el señor Mace “Mudafakah” L. Jackson Windu esgrime un argumento. Un Colt Anaconda, largo como una barra de pan y con más mala leche que una pedrá en un ojo. Y es que así, por mala que sea la peli, sabes que la cosa va bien: a fin de cuentas, un cañón como el del Anaconda no se saca así como así. Quiere decir que los tiros van en serio, que los disparos son grandes y que la peli es de esa donde un disparo lanza a un maloso a la otra punta de la habitación. Si le da, entonces con un Colt Anaconda, el maloso tiene que tener el pasaporte en regla, porque lo van a catapultar.

Samuel L Jackson Colt Anaconda.

La cláusula suelo! Me la quiten, coño! Mudafakkas!!

Pero si se quiere resultar contundente de verdad, sin que nadie dude de tu condición mental y tus intenciones, nada como un hierro decente, pesado, tocho, denso, de puta madre. Algo capaz de hacer que la Desert Eagle se vea como una Derringer: qué mejor que un Smith and Weeson .460 grande como un piano en manos de alguien inestable como Marvin, en la película RED, (John Malkovich), que para haber estado 11 años recibiendo LSD por parte del gobierno, está fantástico. Saluda Marvin.

¡Marvin!

No, si el hombre, para 11 años de LSD está perfecto… y ese cacho de hierro que lleva tiene que ser parte del tratamiento, digo yo…

 

¡Ultima parte!

Polvo y arena, los clásicos y modernos clásicos:

Pasamos ya a la parte más clásica de todas, el momento de máximo esplendor de estas armas, donde significaban la vida y la muerte, donde también solía significar la vida al límite, a lomos de caballo, entre grandes planicies, llanuras, lejos del Starbucks y del baño más próximo. Una vida de bala en bala y de prostituta sifilítica en prostituta gonorréica. Y por supuesto whiskazos chungos a tutiplén. O eso nos han vendido las pelis.

Y hablando de pelis, vamos a ver grandes exponentes de ello. Cuando menos, de pelis de temática Western.

Por un lado tenemos al gran Clint Eastwood y sus choporrocientos westerns. Uno de los grandes maestros del Colt Single Action Army en cualquier variedad, desde las Cimarrón hasta las que carecían de otro nombre. Me refiero a esos revólveres que le veíamos siempre tirar de martillo con una mano mientras disparaba con otra… Era pura poesía. Paium! Muerto. Otro paium! Otro cadáver de maloso desangrándose.
Ese home armado con un revólver, con un poncho que debía oler peor que su caballo, sudando como un guiri en la feria de Málaga y con esa mirada bajo el sombrero que parecían dos puñaladas en un cartón. La dureza masculina y viril.

Por eso os pongo una foto de Sharon Stone. Porque a Esatwood lo tenemos muy visto y a la Stone con un revólver y pegando tiros, mucho menos.

La Stone encañonado al peluquero por un desacuerdo con respecto a qué significan "dos dedos"

Y ahora ve tú a decirle nada de que una señorita no hace eso. Porque yo no lo hago ni con un megáfono. Amos, como si las armas fueran solo para homes…

Hay un actor que parecía imposible que moviera la faz o mostrara cualquier expresión. Timothy Olyphant. Un actor con un apellido con nombre de criatura de Tolkien (minipunto para quien sepa de qué hablo). Y en la serie Deadwood. (Y digo parecía, porque en Santa Clarita Diet se redime, y de qué forma). Al lío. Lejos de usar un Colt (el de antes), usa otro revólver que, como su personaje, parece más… civilizado, más mono, más atildado y elegante. El Remington 1875. Un revólver que no alcanzó la fama de su competidor, aunque compartían el mismo sistema de disparo.

Remington 1875 tope de elegante

Pura eleganSiah, señora. No como el Colt, que es el Renault 4L de los revólveres. Viejo, indestructible… Este vendría a ser el Simca 1000 ¬¬

Veamos cómo queda en la mano del susodicho:

Helegante

Es pura HeleganSia, como podéis ver, con ese gesto de indicar dónde está el retrete o el Corte Inglés…

Y cómo no, una mujer dura, traumatizada, tanto que se mete a monja… y se arma hasta los dientes para reventar a una banda de moteros que la violaron. ¿Quién puede necesitar más argumento?

La Hermana Sarah lo mismo te coge el rosario que el Schofield, una Tommy o un S&W. Y es que los revólveres casan con cualquier ocasión. Y aquí la tenemos, discutiendo detalles sin importancia con la madre Magda. Que diferencias tenemos todos.

Revólveres, monjas, drogas y otros moteros del montón

¿Quién no ha arreglado sus diferencias con un tiro en la cabeza a alguien por la espalda? Pues ya está… Disparando se entiende la gente.

¿La película? Yo no la he encontrado en español. En inglés es “Nude nuns with big guns”. Y no, no hace falta que la veáis. En serio. De verdad. Os lo ahorro. Soy así de generoso.

Y para quien llegue a este punto y se haya tragado tooodo este megapost, le dedico una patata de Hamor. Porque sus quiero, leñe.

Hale. ¡Balas para todos!

luger luxury

Luger P08 o el mal hecho pistola

By | Realistas | 3 Comments

Es curioso. Lo de las armas digo. Lo queramos o no, siempre las asociamos a los personajes que las llevan. Y en este caso hablo de una cuyo perfil único está asociado con el mal mas puro, habido y por haber, peores que un dolor de muelas un sábado por la noche o un informe inacabado de 300 paginas para el lunes por la mañana: ni mas ni menos que la pistola nazi por excelencia, la Luger P08.

La pipa del nazi. Seguro que a estas alturas ya sabéis de cuál hablo. Y es curioso que aun habiendo tenido varias pistolas más en servicio, esa, particularmente, la vemos como una pieza siempre asimilada a los malos de cualquier tipo. Pero tienen que ser malos muy malos.

Luger P08

Luger P08, versión de lujo, tan brillantita, tan mona, con dorados, como nos gusta a los refinados. Más mona que un aria de Wagner, según su autor… y grimosa.

Luger P08 clásica

Luger P08 versión cochambrosa, vieja, gastada, áspera, dura, como los alemanes del chiringuito (sólo que no está quemada por el sol).

La Luger P08, con su áspero  puño inclinadísimo, sus dos “redondelitos” que formaban parte del tirador que montaba el arma y su guardamontes redondo es pura maldá.

Cráneo Rojo la usó, y una miríada de actores que interpretan a los alemanes de la Segunda. Porque los nazis de las pelis tienen esa cualidad de matar al tuntún y casi con arte flamenco, muy de movimiento de muñeca y tiro de través. Mu chungo todo.

Y es que si el Führer no te da una P08 es que no eres lo bastante malo.

Pero no solo los naziosos la llevaban. De hecho, lo que vamos a ver es que sólo hace falta un requisito para llevar este arma en el cine, series o videojuegos, y es que hay que ser muuuy maaaalo para llevarla. A veces, hasta mutante. ¿Lo vemos?

El nazi clásico y su P08

Es decir, ¿qué hay más heroico que Indiana Jones perseguido por los nazis de turno disparándole con sus Luger? Vale, que le disparan con más armas. Pero el nazi más malo, el que va a lo personal, le dispara con este arma en particular. Hasta Indi la usa y mata a cinco hombres puestos en fila, montado sobre un tanque mientras trata de rescatar a su padre. Muy bizantino todo…

Vogel P08

El coronel nazi Vogel con su pipa P08 a puntico de disparar a Indi. Con su brazalete nazi, sobre un tanque nazi. Muy nazi todo. Incluso la cara de justa y nazi concentración en el disparo. O de estreñimiento.

Y es que el Coronel Vogel es malvado, pero canónico. Nazi, lerdo y malvado. Y su P08 también. La clásica, feúcha y muy mecánica, frente al honrado revólver Webley inglés de Indiana que se queda sin munición cada dos por tres.

El nazi aún más nazi que los demás

Porque siempre han habido clases. Y es que aquellos que se presentan con toda la parafernalia, chungos, graves, acosando a niñas y matando a médicos, llevando el nazismo a todos los rincones, incluso de España, como marca la peli, son una élite de la chunguez, una maldad sin precedentes que sacaba sobresalientes en las escuelas nazis. Ya, que Sergi López interpreta a un fascista y todo eso y que no es lo mismo. Pero es la imagen que quieren dar. ¿Y qué hacemos para reforzar esa imagen?. El vestuario de Sergi López en el Laberinto del Fauno, junto a su arma y la parafernalia, aunque no se muestre ninguna cruz gamada todo recuerda y lleva a esas ideas y esa ideología. Y la presencia de ese arma, la Luger P08 lo incrementa, nos traslada, lo asimila, porque es esa “pistola nazi”, que llevan los más malos de los más malos.

Luger P08 y animales mitológicos. Todo un espectáculo

El filonazi aspañó armado con su Luger P08 y tiroteando maquis.

Nazis Mutantes 

Porque más allá del nazi más nazi, está el Monstruo, el que ya ha superado ese estado y realmente sirve a otras organizaciones, superando a aquella que vio nacer este arma, en favor de otra aún más malvada y oscura, propia o ajena. Y me refiero a bichos del calibre de Cráneo Rojo o Karl Ruprecht Kroenen, de Capitán América, Primer Vengador y Hellboy, respectivamente. Malos míticos. Malos trascendidos en su maldad, donde el nazismo sólo fue crisol, pero se incrementa su maldad al estar en posesión de ese arma que cuadra el aspecto.

Aunque luego Cráneo Rojo la tunee y Kronen se haga saltimbanqui con cuchillos.

Sonreíd chicos.

Kroenen y su pipa. La única que tiene.

El pobre sonríe, por aquello de que no tiene labios y tal. Y es malo. Mucho. Lerdo, pero malo. Y luego saltimbanqui.

 

Red Skull y la Luger tuneada

Y aquí, cual guiri calvo en Torremolinos, Red Skull nos apunta con su Luger tuneada. Pero Luger. Anda, échate cremita, hijo.

La familia pervertida y mutágena

Porque aún se puede ser más malote y motivarte llevando un bicho como la Luger P08: Si la has chapado en oro. Porque muy malo hay que ser para tener este arma. Pero si la chapas en oro, es que lo disfrutas. Y si, además en vez de una usas dos, entonces ya, no tienes salvación posible: debes morir.

Es el caso de los Ashford en Resident Evil Code Verónica. Nos encontramos con esta pareja de armas en un emplazamiento d este videojuego, pertenecientes a unos trasnochados herederos semimutados, pirados como ellos solos y que deben morir. Vale, la mayor parte del tiempo o usamos nosotros las armas, o un NPC. Pero lo importante aquí es que PERTENECE A ESA MANADA DE PIRADOS. Ahí, en un expositor. Y es que hay que estar muy chalado como para chapar en oro estas armas. Caray, ¡que son armas de malotes! Y ahora las usamos nosotros… hasta que se gasta la munición y luego las ponemos en una panoplia para poder activar un secreto. Hale.

En fin, que lo que cuenta aquí, es que esos pervertidos tienen la legendaria Luger P08, y chapada, nada menos. Ello nos hace tomar conciencia de lo malos que son, y es responsabilidad nuestra darle buen uso. Matando bichos.

 

luger dorada. Chunga. Brillante. Horrorosa...

Porque no hay nada peor que un arma malvada chapada en oros

Y hasta aquí, niños y niñas, nuestra ida de olla sobre este arma que siempre expresará la maldad de sus portadores, y la chunguez en estado puro. Porque una Luger P08, no puede llevarla cualquiera.

————————————————-

Relación de todos los lugares donde aparece la Luger P08, que según el conteo de IMFDB es la 5ª arma más usada en el cine.

http://www.imfdb.org/wiki/Luger_P08

Más Armas Futuristas

By | Realistas | No Comments

Dije que retomaría el tema, niños y niñas, y yo soy muy de cumplir mis amenazas.
Porque, claro, de tanto ver cosas en la tele, el ordenador, y demás, (y no me refiero a porno cochino, sino a series, pelis y videos), ya tenía el engranaje de pensar en cosas que había escrito en el blog, y me dije: “Oye, Donser, ¿qué tal si escribes otro post sobre armas futuristas y las comentas, muchacho?”… Y entonces empecé a dejar de hablar yo solo en voz alta, que mi mujer me miraba raro y los gatos como si estuviera sonado. Que ya están acostumbrados, pero es que era tarde.
Total, me respondí mentalmente, (para no preocupar más a los habitantes, humanos y felinos, de la casa que es mi hogar), que vale, que tenía por ahí algunas amenazas sueltas y la de las armas futuristas era una de ellas. Así que, ahí vamos, en plancha.

 Siguiendo con nuestro taller de “Cómo hacer un arma futurista molona en sencillos pasos”, vemos el sistema:

Pues yo le añado una carcasa

Al hacer esto, niños y niñas, tenemos interesantes resultados como:

El Quinto Elemento

Donde vemos a un habitual de nuestras entradas, Bruce Willis, poniendo a su vecino a salvo de su propia estupidez con un pedazo de cacharra que parece haber sido diseñado también, al igual que el vestuario, el mismísimo Jean Paul Gaultier (cosa que no descarto con tanto pincho…). En realidad el arma no es más (ahí es nada) que un lanzagranadas WZ 83 Pallad D al que le han añadido dos cargadores laterales de AK, un aro para un pene mandingo con pinchos en la bocacha, un circulito supermono de target en la mira y un soporte para la mano. Y lucecitas. Ante la duda, ponle lucecitas. Nunca te equivocas al tunear con unas lucecitas en un arma, así parezca un árbol de Navidad.
Y así, niños y niñas, es como se pare ¡un ZF-140!

File:5th 02.jpg

-Dame la paaaaaashtaaa +¡Dos hostias bien das, te voy a dar a tí, raspanucas! ¡Que soy el Bruce Willis oxigenao!

No os pongo el arma original porque es poco más que un tubo con gatillo y no tiene gracia ninguna. Ni chistes. Bueno, seguro que sí, pero prefiero pasar a otra.

Firefly

Ingredientes para molar en un western espacial mítico: Un revólver corriente y moliente. Del montón, vamos. Unas cuantas chapas. Un cañón hexagonal. Más chapitas y tubitos. Pinturas para envejecer. Una funda de revólver largo, mínimo de seis pulgadas. Un Nathan Fillion.

Resultado

Pasamos de esto:

File:Taurus85.jpg

Obsérvese la falta de carácter el chisme…

Un revólver sosaina, pequeñajo, una birria, vamos, que no destacaría ni entre bastoncitos de caramelo en Navidad…

A esto:

File:MalGun1.jpg

El regio y macarra Mal’ Gun

Podéis ver los ennoblecedores envejecidos, la culata de revólver clásico, las chapitas bien puestas para que parezca más mejor… vamos, que así da gusto.

Terminator 2

Había una vez un arma más fea que pegarle a un padre con un calcetín sucio. Es grandota, aparatosa, poco práctica, amedrentadora, eso no podemos negarlo, y algo más coñazo que los anuncios de Youtube. Os hablo de la Cálico M960. He aquí el bicho en cuestión.

File:CalicoM950.jpg

Aquí donde la veis, este cacharro es inoperante y poco práctico. También puede servir de muleta.

Pero, ¿qué pasa si la forramos de carcasas guachins? ¡¡Que obtenemos armas futuristas, señora!!

Ejemplos:

Carcasas forevah. Y así, niños y niñas, se puede ir a cazar humanos al futuro…

Resultado, un vistoso Rifle de Plasma 95A1 Westinghouse, que debería haber en todos los hogares.
Pero no acaban aquí los ejemplos de cómo tunear adecuadamente una Cálico horrorosa.

Las Crónicas de Riddick

Aquí también encontramos el mismo modelo de Cálico con una carcasa reshulona, en las entrañas de Crematoria, ese planeta prisión, que es como Málaga con terral en verano, por el día y Oslo en invierno de noche con rasquilla del norte. Pero en chungo.

-Hoy en Art Attack, niños y niñas, haremos una carcasa para un arma. +Jordi, que te has vuelto a liar. Anda rectifica… -¡Jamás!

Y así, niños y niñas, encontramos usos guachis a un montón de resina, aluminio y pintura. Ponerle carcasas a todo tipo de armas para que parezcan bichos más importantes y modernetes. Dentro de poco los hipsters también se pondrán carcasas. Para parecer más modernos.

 Inventadas del todo

Porque ¿a qué viene eso de ceñirse a la lógica? No dejemos que la tiranía de lo lógico y esperable o incluso lo operante y práctico nos fastidie un arma más grande, más tocha, más impresionante…

Y de ahí sacamos aberraciones como la que aparece en la película Doom, y que cae en manos de Dwayne “The Rock” Jhonson:
La Big Fucking Gun. (Arma Jodidamente Grande).

Doom

The Rock con cara de concentración: “trincar arma, no manchar pantalones, matar cosas. Espero no liarme…”

Veamos el tamaño real del arma de las manos de este actor ante cuya sonrisa nadie puede decir que no…

Aquí The Rock con el remedio perfecto para los vendedores puerta a puerta… si no se jiñan ante el tamaño del cacharro, no hace falta dispararlo: con tirárselo encima mueren por aplastamiento… Pero es que a The Rock le queda tan natural…

 

Eraser

Cuando creías que un espadón en manos de Arnold Schwartzenegger molaba, con sus pintacas de Conan, vas y te encuentras una peli que, buena, buena, no es, pero al menos entretiene con su acción noventera. Eraser. Una película en la que guión aparte (risas del público), te encuentras un prototipo de arma tocha con la que los malos malotes quieren destruir cosas. Y a gentes. Y seguramente también a gatitos y cachorritos de pandas adorables.

La EM-1 Railgun.

File:Eraserrailgun.jpg

En serio, no hay por dónde cogerla. Es como una batidora hecha con piezas de una moto…

Porque, en serio, podríamos analizar las cosas que vemos, las pintas de taladro, pistola de clavos, el contrachapado, la culata cutre o los palotes que se suponen son cargadores y grips, pero… ehm… ¿Alguien más cree que esto parece una aberración fabricada en una chatarrería? A ver, que con CGI todo queda bonito. Le pones haces de luz y, hale, arma que te crió, pero… ehm… en fin, esto parece una pesadilla tecnológica emanada de Akira…

Men In Black

Pero no hace falta inventarse un arma enorme para que sea moderna y peligrosa. Y la máxima expresión de ello es… el temible y tremebundo “Grillo Ruidoso” de Men in Black.

Y con esto, amigo mío, juegas a la psicología inversa con la virilidad. Y te apañas.

Ahí tenemos ese cacharrito, que hace cri-cri, y boquetes del tamaño de un camión pequeño. Y también a camiones pequeños. Además de tener un retroceso comparable a Hulk lanzando una bola de petanca. Al planeta de al lado.

Pero no todo son armas de fuego, esta vez…

No, niños y niñas, ávidos lectores… No todo son armas de fuego. Las armas de filo también tienen un sitio en las pelis futuristas. ¿Cómo hacer un arma, espada o cuchillo, futurista?

Bueno, veamos unos ejemplos…

Las Crónicas de Riddick

Pues podemos coger unos cuchillos, y darle una forma rara… por ejemplo, curva. Pero no curva en plan cimitarra, una gumia, sica o una jambia… no… curvos de verdad. Así, que de grimita verlos. Que se sepa que quien lleva ese chisme no sólo sabe usarlo, sino que además es un tipo chungo.

Que para pelar patatas, lo mismo no… pero… bueno, ¿a alguien más le parece que se han derretido y caido para adelante… ?

O, también, puedes pasarte de barroco…

El cuchillo del Lord Mariscal, aquel que ha visto el Subuniverso… y tampoco encontró allí la pareja de los calcetines…

 

También tenemos cuchillos divertidos en futuros distópicos y ucrónicos…

Priest

Donde Paul Bettany, haciendo de Sacerdote trinchador de vampiros, con una cruz estampada en toda la frente, así, en plan discreto, se ata los machos, manda al carajo a la curia y se va a destripar chupasangres. Es una especie de superhéroe atormentado con una moto que tiene el reactor de un avión. Que digo yo que si le enchufas la aspiradora te limpia la casa y te arranca las paredes.

Total, que para ir a escamochar colmilludos, lo mejor, aparte de unos shuriken chachins que se lanzan a cámara lenta y se aporrean a patadas en el aire (sólo apto para aquellos que tienen chulería + 10), se pilla la mejor herramienta posible. Y uno piensa: un lanzallamas, napalm, segadoras de margaritas, un escopetón como un demonio, una gatling… nah. Debiluchos todos. Un cuchillo. Y punto.
Eso es niños y niñas, una cacharra cromada de doble filo y pintas chungas de poder destripar a un pavo sólo mirándolo.

El trinchavampiros 5000. Si lo compra ahora se lo mandamos con unas pantuflas con forma de cabeza de vampiro. Anunciado en Televisión.

Machacador, violento y extrañamente parecido al cuchillo táctico Doble Shadow, sólo tienes que cambiarle el puño, ponerle uno de metal, pulido pero sin cromar,  y ya das sustito para rato. Así están los Sacerdotes: motivaos y listos para destruirlo todo…

Ultraviolet

Que digo yo, que al menos el pincho que lleva Bettany en Priest es mono. Es un trinchate enorme, pero es estético. Pero lo que hacen en Ultraviolet… Cogen una buena idea y lo convierten en una aberración futurística distópica. O sea, algo funcional y usable, y lo convierten en algo que parece un abanico cerrado con inscripciones en “taihindi”, punta cuadrada y mango chungo…

¿Alguien más piensa que parece que va a abrir un abanico un poco exagerado…?

Que la peli, buena, lo que se dice buena, no es, y el guión lo escribió un mono con máquina de escribir poco inspirado, pero la regla esa con filo no tiene perdón del friki adorador de armas…

 

Bueno, creo que por hoy hemos tenido bastante.
Si se os ocurre algún otra arma con carcasa o pincho favorito futurístico, no dudéis en dejarlo en los comentarios.
¡Saludos a todos, niños y niñas, y a trincharlo bien!

Cara a cara (ahora con espadas)

By | Realistas | One Comment

Sí, bueno, me ha dado por las espadas. Pero es mi blog y me lo f… fulmino… fusilo… fondendoscopio como quiero.

Volveré a las de fuego, por supuesto. Y más si me dais ideas sobre el asunto (esta noche, en “Si cuela, cuela…“.

La cuestión es que uno piensa a veces (pero solo a veces, no os preocupéis demasiado, ya se me pasará), y recuerda esos grandes duelos de espadachines que hay en el cine. Bueno sí, esos duelos interminables, porque se esforzaban más en entrechocar las espadas que en pegar un buen tajo al contrario y meterle un palmo de acero en las tripas. Que hay que dar espectáculo.
De ahí la llamada “esgrima de teatro” que tanto se usa en el cine.
Pero ello ha dado grandes duelos inolvidables, que son el summum de la esgrima de teatro, que nos hacen mirar con ojos tiernos cualquier palitroque y enzarzarnos a palos con algo, cada vez que vamos al campo. O, peor y más friki: apuntarnos a cualquier clase de kendo, kenjutsu, esgrima o esgrima antigua. Que hay de todo en la viña del frikismo.

Pero hoy vengo a reflejar esos grandes duelos de las pelis de hoy y de siempre. Venga, que nos vamos a divertir.

LOS DUELISTAS

Como no, empezamos con una peli que ya habla de duelos. Una obra maestra de Ridley Scott, perfectamente recreada, con asesores de esgrima especialistas en la del XIX, en plena época napoleónica.

Los duelistas es la tierna historia de dos cabezones que se empeñan una y otra vez en batirse en duelo a punto de nieve. Se dan candela de todas las formas que se les ocurre, pero los duelos de sable y espada son una belleza. Son técnicos, pero prácticos. No van a entrechocar espadas: van a pincharse y tajarse. Se escabechan a gusto, y varias veces, además. Pero los duelos valen la pena. Son míticos. Ambos dos actores, Kleitel y  Carradine (Keith, no el saltamontes, David), están inmensos con sus trencitas de húsares y sus uniformes napoleónicos.

Vale la pena verlos en acción, espadazo va, espadazo viene, tiros, cargas de húsares uno contra uno y sablazos. Una joya.

-Señor, exijo satisfacción. +Ehm… bueeeeeno, si nos ponemos a trincharnos, nos ponemos (se pelean estos dos más que un matrimonio)

LAS AMISTADES PELIGROSAS

Una película de época sobre seducción, gente retorcida, muy retorcida, inocencia y nobles aburridos. No os agobio con el argumento donjuanesco. Pero cabe destacar el duelo final entre Valmont (un más que solvente John Malkovich) y Danency (un joven y ya inexpresivo, pero también solvente Keanu Reeves).

Es un duelo donde muestran el cansancio, que la técninca no siempre impera, y que lo que prima es pinchar al otro. Y que saldrás pinchado, claro. Estos dos personajes se trinchan a gusto, dan traspiés, se revuelcan en la nieve. Los duelos no son bonitos ni limpios. Se tajan que da gusto, hasta que uno de ellos recibe el palmo de acero en el cuerpo.

“Y aquí, trinchado como un pavo, yazgo, con mi peluca y mi florete… No lo olvides, Neo… eres el elegido…”

 

Ambos contrincantes acaban como un colador, y tú te imaginas todo el cansancio (los floretes, aunque ligeros, pesan al cabo de un rato de mantener la guardia), el dolor de los pinchazos, y la adrenalina. Que sí, que se redime, y se arrepiente y toda la historia, pero te tiras todo el duelo pendiente de estos dos mastuerzos dándose cariño.

ROB ROY

Pocos duelos llaman tanto la atención como el de Rob Roy. O sea, de un lado tenemos a un escocés enorme, Liam Neeson, que siempre parece medio desmadejado, con los pies demasiado grandes y los brazos colganderos. En esta ocasión interpreta a Rob Roy McGregor, más escocés que los kilt, y portando una espada escocesa afarolada, grande como una viga.

Luego tenemos al malo malísimo, interpretado por un magnífico Tim Roth, que al lado del gigantón Neeson parece casi de juguete. Eso, unido a su excelente interpretación de malo malísimo que te dan ganas de tirarlo por el tajo de Ronda varias veces y contar las que rebota. Va con una ropera francesa, con su pelucón endemoniado y casaca dieciochesca, tan pulcro y malvado, al contrario que el bueno y honorable a la par que guarro de Rob Roy.

Y vedlo, cómo hay duelo tanto de egos, miradas y espadas. Roth se muestra técnico a la par que cabrito. Con una mirada que dice “nene, lo estoy disfrutando”. Taja a contragolpe, finta y busca la carne del escocés de forma bastante efectiva poco teatrera, para lo que hay por ahí suelto. McGregor se agobia, se cisca en sus muertos, recibe tajos a diestro y siniestro… hasta que se hace el escocés, trinca la hoja del otro, y le da las suyas y las de un bombero, metiéndole un tajo que le abre el pecho. Sin adornos ni florituras. La espada reducida a un machete largo y efectiva. Aquí lo que cuenta es matar, hoyga, y el escocés lo hace, escabechando a Roth y mirando en derredor pidiendo otro voluntario.

Tú fíate de un escocés y no corras…

 MÁS FUERTE QUE SU DESTINO (DANGEROUS BEAUTY)

Ya ahora diréis, “vaya, Donser ya se nos está poniendo tierno”… Pues os aguantáis. Es decir, os voy a hablar de un duelo que vale la pena. Entre dos cortesanos. Verónica Franco, interpretada por Catherine “Madrequebuenaestá” McCormack es una cortesana veneciana (la peli está basada en un libro basado en los diarios de Verónica Franco, que existió de verdad), y Maffio Venier (interpretado por un Oliver Platt siempre tremendo secundario, pero con personalidad), un cortesano venido a menos con más mala baba que un chihuahua en una guardería.

Llegado cierto punto de la peli, Maffio, borracho como un perro, empieza a dejarse llevar por la envidia que le corroe por los “éxitos” de Verónica (es lo que tiene ser tan buena cortesana… y poetisa, claro), y empieza a dar calor.

“Y brindo por tus bragas, Verónica…”

Total que la cosa se desmadra, le pega un espadazo a un libro, y la Franco, que tiene poca paciencia y muchos redaños trinca una espada ropera veneciana y le pincha el culo. Y entonces, empieza un bonito duelo a espada y verso en los jardines, ante los hombres más poderosos de Venecia. No está versada en ello, y es torpe y precipitada, pero los lances son divertidos, los versos insultantes y se gastan no poca mala baba.

No os he econtrado el vídeo, así que a pillar la peli toca.

-“Yo salvo a las mujeres venecianas de la extorsión de la lujuria humana” -dice la Franco-. Y si te puedo pinchar un huevo, te lo pincho, borrachuzo. (La última parte sólo la pensó, pero todos lo sabemos).

Lo cierto es que ella pelea a lo marinero, o sea, pinchando y tajando sin mucha técnica, pero lo justo como para saberse las paradas y salvar la cara. Y madre mía si la salva.

Que os veáis la peli. Leñe. Que vale la pena. Fiaos de mí. Es una orden.

LA PRINCESA PROMETIDA

Muchos lo consideran uno de los mejores duelos del cine. Para mi gusto es muy teatrero, pero muy divertido a la vez. El momento en que Íñigo Montoya desafía al pirata Roberts (Westley) y la conversación técnica de esgrima entre ambos (Capo Ferro, Agrippa…) es una pequeña joya. Ambos pelean a espada ropera y el duelo en sí es todo un homenaje a Errol Flynn y las películas clásicas de piratas y espadachines como Robin Hood, el Capitan Blood o Scaramouche. 

Es un duelo disfrutable de principio a fin, con dos espadachines entregados, pero que si os fijáis no buscan tajar al otro, sino entrechocar espadas: eso es esgrima de teatro. Pero divertidísimo oyes. Y ya el final en que Montoya encuentra a “Seisdedos” y suelta su parrafada, es magnífica. Forma parte de la historia del cine. Y ese duelo en particular tiene un poquito más de mala leche, inquina, colmillo retorcido y un delicioso final.

Realmente uno disfruta ese último duelo, la parquedad de movimientos, más eficaces, de Íñigo, con sus paradas y la muerte del malo, que casca con un buen tercio de hoja haciéndole compañía al páncreas. En definitiva, mejor el segundo que el primero. Aunque éste me picó para investigar sobre la esgrima, la verdad. Así averiguas que los estilos que mencionan existen, aunque están “desordenados”, pero eso es otra historia… y hay que disfrutar viendo estos duelos.

Llegamos al tramo final. Ahora voy a consignar dos de los que yo considero de los mejores duelos de espada en el cine.

Uno por su teatralidad y el otro por la intensidad. Aclaro que iba a  poner algo de Star Wars, pero creo que lo voy a dejar para un post propio, porque tiene tela de por sí. Porque es muy muy friki y tiene para rato.

Con el número dos, y precioso de por sí, y preciosista, insultante, divertido e irrepetible: “Balada del duelo que en tono perverso, el señor de Bergerac tuvo con un cretino. Primer capítulo”.

CYRANO DE BERGERAC

¡Qué os voy a contar! Duelo en verso, con insultos, tajos, pinchazos, un Cyrano intepretado por un genial, magnifico y de todo Gerard Depardieu, que machaca moral y esgrimísticamente a vizconde Valvert (Philippe Volter).

Tiene de todo: saltos, aprovechamiento del terreno, provocación del enemigo, fintas, bordones, espacio entre enemigos, insultos… Es una joya, además de que la arrasadora presencia de Depardieu preside el duelo donde no sabes si las espadas roperas que usan son más peligrosas que su puñetera lengua afilada.

El final del duelo, una vez acabada la tanda de insultos, es lo más realista. Apenas cinco intercambios de ataques y un pinchazo en todas las tripas, sucio, sin adornos, ni tajos, ni filigranas. Y un Valvert que cae despanzurrado, gente corriendo y la guardia al trote en una Francia oscura y sucia.

Y, con el número uno (redoble de tambores): un duelo de verdad, el de El Desafío.

EL DESAFÍO (BY THE SWORD)

Es una cinta (jeje, he dicho “cinta”, como los entendidos y pretenciosos que escriben en Filmaffinity… 😛 ) casi olvidada de 1991. La primera vez que la vi fue en un autobús, camino a una excursión, cuando aún era un aprendiz de sociópata. Y me encantó. Es una peli que ahonda en la oscuridad, en la esgrima deportiva, en los problemas sin solucionar, y que tiene un duelo doloroso, puñetero y, aunque un poco teatrero, es de los que más me gustan. Es mi blog y me lo frunjo como quiero.

Os pongo en antecedentes: Max Suba (F. Murray Abraham, que está increíble) es un aspirante a profesor de esgrima, hijo de uno de los grandes. La cosa es familiar. Eric Roberts interpreta a Alexander Villard, cuyo padre fue muerto por Suba, y éste, al principio de la peli, acaba de salir de la trena. Vamos que es un duelo heredado, de padre a hijo. Culebrón.
Las espadas, una humilde deportiva de cazoleta y la de Villard una preciosa punta negra y cazoleta dorada y labrada, funcionan tremendamente bien, resaltando la flexibilidad de ambas hojas, la diferencia de los estilos, y usando igualmente el espacio, con estocadas largas y profundas; mostrando además cansancio y dolor. Un duelo de los que hacen época, pero casi olvidado en el cine. Pero no solo estocadas. También lanzan patadas, codazos, golpes con el pomo… y toda la rabia del mundo. Tanta que al final pierden las formas, la técnica y el cerebro y empiezan a darse mandoblazos.

Es un duelo significativo, duro, agotador tanto físico como emocionalmente para los personajes y el espectador. Y me encanta.

Y hasta aquí por hoy. ¿Cuáles son vuestros duelos favoritos? Del post o fuera de él…

BONUS TRACK

Porque, como enamorado de la esgrima, no puedo menos que referenciar una pequeña joya dentro de una película polaca, raruna e insufrible. Una peli polaca sobre la lucha de los Tres Zares… y ¡sale Ramón Langa! Flipad, nenes, que, aunque no sea un duelo en sí, sienta las bases de la esgrima española para los duelos, la Destreza Verdadera, espada y daga, mala leche y estocadas maestras… ¡Malditos españoles…!

jejejeje

Juerga de Espadas

By | Realistas | 2 Comments

Porque las espadas también existen, claro.

Hola gente. Sigo escribiendo. Mwahahaha. Sí, es una amenaza. Hala, a sufrir.

A lo que iba: varío el tema. Vamos a hablar, niños y niñas, de otro género de armas, que no son las de fuego: las armas de filo. En este caso, espadas. ¡ESPADAS! Porque no todo son armas de fuego. Aquí no discriminamos: disfrutamos por igual.
Esas armas, esos enormes pinchos con los que soñábamos de enanos, campeando por ahí con palos, han estimulado nuestra imaginación desde que quisimos enfrentarnos a dragones y explorar mazmorras (sutil, ¿verdad?).
Así que pasamos al post: Espadas con nombre. Con nombre propio, o muy fácilmente identificables por el cinéfilo tragapelis que somos.

A lo que nos ocupa, pues. Aquellas espadas que por sí son una parte importante del argumento de la película, que tiene nombre propio o que son un elemento fundamental, marcando al personaje y lo que hace. Y que pinche. Sobre todo que pinche.

EXCALIBUR (1980)

Pocas espadas son más conocidas que la espada de los Calibures, Excalibur. Ya sabéis, ese pedazo de cacharro que la Dama del Lago tenía guardado en… el lago… La verdad es que el mito de la espada de Arturo nunca pasa de moda, ciertamente, y hay bastantes adaptaciones, muchas de ellas infames, del tema. Pero aquí nos remitimos a lo auténtico, a lo true, a lo de verdad. No a la pijada cromada de la peli Rey Arturo, un insultante cacharro enorme y descontextualizado, no. Nos referimos a lo auténtico: Excalibur de 1980.

Aquel que saque la espada de esta piedra, sin cegarse por el foco verde, será rey de tooooda Inglaterra. Aunque tenga cara de lerdete.

Ese espadón cromado, en una peli donde los focos verdes estaban de saldo, que nos dio a conocer a toda una generación el Carmina Burana, y que los hombres de verdad lo hacen con la armadura puesta. Y que hacia el final, las pelis de los 80 siempre se desmadran.

 

-¿Y yo? -¡Que no, Clive, tú no! ¡Arturo malo! ¡Ande me vas con las pintas de turista en Eurodisney, home!

 

LA KATANA DE LA NOVIA, DE HATTORI HANZO. KILL BILL

Esta bella katana por la que el personaje de la novia, interpretado por una fúnebre, vengativa y bestiaja Uma Thurman, viaja a Japón, a pedírsela nada menos que al mítico Hattori Hanzo, es parte interesada e interesante del argumento de esta película homenaje a las de acción y artes marciales de los 70, salida de los escabrosos pensamientos retorcidos de nuestro querido Tarantino.

Con ella mata a los 88 Maníacos, y la lía parda, generando litros y litros de sangre, hasta el punto de que lo deja todo perdido, como en la tomatina, pero con miembros cercenados y volando por ahí.
Claro que la buena mujer tiene sus motivos. De peso.

No será de Albacete, pero sus huro que este pincho sus va a cortá en juliana… Prima hermana del Ginsu…

Y vaya si usa el pincho… No deja títere (ni a Lucy Liu) sin cabeza. Una katana clásica, bonita, pulida y sin cromar, con la que Uma Thurman se despacha a gusto. Un arma con personalidad propia. Más que la de los secundarios, desde luego.

LA KATANA MATAVAMPIROS DE BLADE: DAYWALKER

Blade, ese perenne enfurruñado bastardete de vampiro y humana, con la fuerza de un caballo percherón, la mala leche de un negro del Ghetto y la habilidad de chulearle hasta a su sombra. Malote, matavampiros, medio McGuyver y trapicheante como pocos. Tiene su mega katana futurística de doble filo y puño de sable láser, con sistema antirrobo trinchante, llamada Daywalker. Una espada vendida a espuertas en las tiendas frikis, con la que todos nos preguntamos de dónde sacaba el medio metro de brazo extra para desenvainarla alegremente desde la espalda, así sin que costara.

La susodicha haciendo boquetes para tacos del 7. Quién quiere un taladro cuando tiene una Daywalker… Deberían anunciarlo en la teletienda…

 

LA ESPADA SALVAJE DE CONAN (que no la del padre)

Conan el cimmerio. Ese enorme mal bicho de cabellos negros y ojos azul volcánico creado por Robert E. Howard y sus sueños que no vamos a cuestionar, con hombres musculosos en taparrabos, y perfectamente interpretado por Arnie “Chuache” Schwartzenegger, un rubiales y de ojos oscuros, con acento endiabladamente austriaco. Jamás un varias veces Mister Olympia interpretó un papel que marcara tanto a una generación.
Y su espada se hizo mítica. No la que saca el padre, la de la calavera chunga, que le roban al principio de la peli, no, sino el pedazo de hierrajo que saca y con la que hace la mítica kata a orillas del mar en Almería. Una espada con personalidad propia y que lo confirma como Conan. Grande. Tocha. Ancha. Pesada. Que cuando ves en vivo parece una viga del 7 para sujetar un techo.

Conan en toda su expresividad. Es mejor que cuando sonríe, que parece que te va a dar un bocao. Y qué pedazo de hierro que lleva el home, que al actor que iban a seleccionar antes le quedaba grande…

Este es un Conan (se siente por Jason “Khal Drogo” Momoa), con un arma a su altura, o más bien su tamaño. Un espadón de un rey muerto, con sus inscripciones chungas, su mango supletorio en el revoque de la hoja (esa parte con metal dentro del propio filo) con el que también posa en varios carteles de la peli, y con la que la lía parda en el spa ese de Thulsa Doom. Pues, ¿quién quiere vivir para siempre?

(Espacio patrocinado por “Vote Conan”, la mejor opción política… Y lo sabes. Total, para saquear un país, contrate a un profesional)

¡Vota A Conan!

¡Vota A Conan!

 

 LA KATANA DE RAMÍREZ, LOS INMORTALES

Pocas espadas han sido más imitadas (hasta que salió El Señor de los Anillos), que la katana de Ramírez, que luego llevó Connor McLeod y la réplica de su primo lejano Duncan, en la serie (mismo clan, distinta cosecha, decía el tío). Una katana japonesa forjado por el Hechicero Nakano, llevada por un español nacido en Egipto, llamado Juan Sánchez de Villa-Lobos Ramírez, interpretado por un escocés, (Sean Connery), y que luego usa un escocés, interpretado por un francoestadounidense. Y no explota, oyes. ¿Coherencia? ¡Pero quién quiere coherencia cuando hay cabezas que cortar! ¡No me seáis tiquismiquis!

Hablemos de la espada, que además es un señor pincho forjado y reforjado, sin vaina (síii, ya sé que se llama saya, pero no estamos aquí para ponernos estrictos. Sólo tenéis que leer el párrafo anterior… ) es una de las míticas Masamune. Con un mango labrado y con cabeza de dragón. Y además suelta chispitas cuando choca con otra espada de otro inmortal. Esa espada molaba por sí misma, casi con más personalidad que el Lambert, y una gemela portada por el priiiimo, Duncan, otro escocés, interpretado, a la sazón, por un británico de pura cepa. Y, mientras os cae la cordura por la oreja, disfrutad de la foto de esa mítica espada que define al más mítico de los inmortales, que fue el último inmortal tres veces.

-Y con este pincho que te juro por el Lago Ness de mi escocia no natal (ejem), forjado en Toledo por un japonés, te nombro Mister Cuello Sajable 1589. Ea. A chorrarla. A ver si te hacemos un home sin esa cara de espanto que me llevas…

Bueno. De inconsistencias también vive el hombre. ¡Pero mirad qué espada! Da igual que pareciera tanto en la peli como en la serie que se la sacaba del sobaco: si empuñabas ese pincho, eras el bueno, eras poderoso, eras, eras… Casi tan guay como Sean Connery, ¡por el amor de Bond! Ah, sí, y también la lleva Lambert. Pero no le queda igual de bien.

ANDÚRIL, PORTADA POR ARAGORN HIJO DE BLABLABLA, EL SEÑOR DE LOS ANILLOS

Porque, reconozcámoslo, niños y niñas, pocos espadones se han vendido más (relevando a la katana del amigo Ramírez, de venta en todas las tiendas de souvenirs, de Japón a Escandinavia, de España a Vladivostok) que Andúril. Semejante joya de la forja actual, que se pasa un poco por el forro la descripción de Tolkien, pero que queda vistosa y molona como pocas. Ese pedazo de metal que confirma la virilidad de Aragorn, que se la saca delante del futuro suegro, ahí, en la intimidad de la tienda, (a destiempo, según los libros, ¡pero qué bien queda, señora!), y que lleva desenvainada el resto de la peli, ahí, a pelo, como los machotes de verdad, enseñando todo el metal e intimidando a corsarios, orcos, fantasmas y más orcos todavía. La espada que volvió a ser forjada de los fragmentos de Narsil es a Aragorn lo que Excalibur a Arturo. Pero sin pijadas de Damas del Lago. Aquí a lo true. Con elfos demostrando que saben lo que es forjar con chispitas y sin miedo a quemarse.

Una espada, en definitiva, mítica, tremenda, pulida (gracias a los dioses, no está cromada), y que todo buen friki digno de ese nombre tiene o desea tener en casa. Porque nunca se sabe cuándo te pueden venir orcos, Testigos de Jehová, vendedores de Ono o recolectores de firmas.

-Me la desenvaino ante tí, papuchi. +Aragorn, no hagas sangre. Demasiao que acepto que mi hija se ha fijado en un roñoso como tú, por mucho linaje que tengas. Guarro, que eres un guarro. -Pero tengo la Andúril mazo grande y dura. +Tú sigue, que tenemos pelotera, tú sigue. -Ya paro, pápa. +Lo mato. ¡Manwë, dame paciencia…! (Conversiación apócrifa pero sensata de lo que habría pasado a colación de la entrega del pincho)

Andúril, Llama del Oeste es crucial en la trama, pues confirma a Aragorn, bla, bla, bla, y se le reconoce como Rey de Gondor y aledaños gracias al peazo de hierro en cuestión. Y que ya se puede calzar a Arwen sin que Elrond pueda decir nada. Porque ya es rey.

EL SABLE DOBLE DE DARTH MAUL, STAR WARS EPISODE I

Parafraseando a Síndrome en Los Increíbles: “¡Es más grande!, ¡es más malo!”.

Sí, niños y niñas, vamos a hablar de un sable de luz. Que también son espadas. Porque me apetece. Porque lo merece.
Para dar un giro de tuerca a los Sith, a los malos malosos y malotes de la saga Star Wars, Lucas tenía que hacer algo más allá de un sable de luz rojo y chungo: ¡DOS! Pero fue más allá: ¡DOS EN UNO, OIGA!

Darth Maul, un sith no especialmente inteligente según las novelas, tiene una de las armas más chungas del universo Star Wars. Este zabrak de piel roja y tatus negros, cuernitos en la cabeza y cara de lunes eterno, porta el chunguísimo, malote, largo, rojo y peligroso sable de luz doble (aunque ni de lejos fue el primero en usarlo: hay mucha literatura sobre el tema), sí es remarcable porque… ehm… porque… esto… porque sale en la peli, qué narices.

Semejante bicharraco de luz pone en jaque a Qui-Gon Jinn y a al mismísimo Obi Wan. Tiene alcance, es usado por un maestro del estilo más chungo de esgrima (sí, los frikis adoramos los datos, y, como no, se han desarrollado escuelas de esgrima con sable de luz), y es capaz de defender, atacar, hacer molinetes, y más cuando lo maneja un virtuoso de los palos en movimiento como el actor que encarna a Maul, Ray Park. Vamos, que ves ese sable y dices: tío, tú eres malo. Eres muuuyyy malo. Pero tela. Porque solo alguien muy, muy malo lleva un cacharro tan grande, que gasta tantas pilas, con doble hoja roja y lo enciende dramáticamente como nadie.

Porque soy malote, porque yo lo valgo, aunque no tenga pelo. Dos mejor que uno. Me lo dicen mucho.

Bueno, niños y niñas. Hasta aquí por hoy, que ya es bastante.

Por supuesto, se aceptan comentarios y colaboraciones: ¿se os ocurre alguna otra espada o espadón que sea representativa de un personaje? Algo grande, o no. Hortera, o no. Con nombre, o… bueno, ya sabéis.

Dejad un comentario, que no cuesta nada, y hablemos de espadas, que siempre mola.

¡Hasta el próximo post, pequeños padawanes! ¡Sed buenos! (O no… 😉 )

Cara a Cara

By | Realistas | No Comments

He vuelto, igual de alto y el doble de guapo.

Han sido meses ocupados y trabajando mucho, pero como venimos a reírnos y no a que os cuente mi vida, que no os interesa, pasemos a la materia en si. ¡ARMAS! Mwahahaha!!

La temática que traemos hoy es la de ¡CARA A CARA! (Leedlo como si tuviera eco, así, en plan impresionante).
Un divertido compendio breve de grandes enfrentamientos entre personajes de pelis a tiro limpio. Uno contra uno. Arma contra arma. Mala leche contra mala baba. Esas cosas que le dan gracia a una película, vamos.

Con cara a cara, además de hacer referencia al clásico de John Woo (pistolas, más pistolas, palomas volando a cámara lenta…) en el que Travolta y Cage se lían a tiros uno contra el otro con sus respectivas pistolas hablamos de ese género de enfrentamiento directo entre el prota y el malo, uno contra uno..

CARA A CARA

Discreto, como buen malo maloso, medio desquiciado, medio empastillado, medio flipado, medio capullo, medio genio loco, lo que hacen un total de dos psicópatas y medio reunidos en una sola persona (frase homenaje a Terry Pratchett), el personaje de Nicholas Cage, Castor Troy, lleva unas discretísimas Custom Springfield 1911 A-1 con dos frenos de boca en V-2, porque, claro, ya que eres malo y tienes un pipón, le metes munición de la chunga, la que hace mucho pum, pum y suelta unas llamaradas que parece el dragón Smaug en pleno ataque de ardores.

Es como “los oros”. O se tiene style o no se tiene. No, no lo tiene. Sólo es malo. Si es malo, chapas en oro para demostrarlo.

Y, claro, el poli tiene que ser sencillo, modesto, sin cromar, natural como la vida misma. Y Travoltio (dejemos de lado quién se pone la cara de quién, que los rollos de personalidad son para el psicólogo; aquí nos interesan las cosas que hacen “Bang, bang”) lleva algo más reglamentario, simplito, sencillo, como muy campechano.

Travolta pensando a la velocidad de una bala. Chistaco. Pero es que soy así de majo y ocurrente.

Travolta, nuestro bailarín-psicópata-sectario favorito, que lo mismo se calza como alien con tapones en las narices que de avezado investigador (en serio, no os perdáis La hija del general Basic) esgrime gran parte de la película un arma reglamentaria Sig Sauer P 226, en dos tonos, muy mona y accurate.

Yyyy, el enfrentamiento esperado:

John Travolta and Nicolas Cage in Face/Off (1997)

Da igual lo que diga la peli. Todas las tortas y tiros venían a colación de quién pagaba la cuenta…

Mr. & Mrs SMITH

Una de las habituales de este blog, porque es que da para todo, es esa peli de Pitt y Jolie donde tan pronto se calientan a guantazos que se quien con pasión y hacen el ardor en la casa destrozada, que destruyen las fuerzas de sus empresas de espionaje y cosas secretas.
Y es que nadie dijo que el matrimonio fuera fácil, la verdad. Y más si hay armas en casas. Por un quítame allá estas pajas, se lía una marimorena que avían la casa y convierten el parquet en palillería.

Y he aquí una de las escenas de discusión marital, donde la señora lleva más armamento que algunos países y el señor Pitt, Smith, una pistola, pero le saca buen partido. Veamos las cacharras.

Caaaaaariiii... qué te dije de la tapa del vaaaaateeeeer...

Caaaaaariiii… qué te dije de la tapa del vaaaaateeeeer…

Claro, dicen, nunca desdeñes lo que una mujer enfadada te pueda hacer… Pero, leñe, de ahí a que te deje como un colador… Vamos, que si la ves así, seguro que te lo mereces…
Pero, el Señor Smith no se anda con chiquitas. Más bien se anda con grandecitas. Frente a las dos cacharras que lleva su señora, a saber, una HK UMP 45 que escupe más balas por minuto que un político mentiras y “yo no he sidos” y una más que decente, pesada, tremenda y brutal HK FABARM FP6 recortada que te puede hacer un boquete del tamaño del sombrero de un picador especialmente cabezón, el Sr. Smith contrapone una simple pistola. Pero es que es muy así. Muy sobrao y eso.

Sin embargo, el Sr. Smith, buenorro y profesioná como pocos, elige lo que tiene a mano, dado que su santa mujer le había limpiado el nido de armas que tenía en el sótano, que, de querer, le habría permitido declarar la guerra a un país pequeño. Así que coge una 1911 XSE con un silenciador grande como una botella de cocacola de medio litro y munición bellotera, y hale, a discutir se ha dicho.

churri… te dije que las cortinas eran más feas que los pies de otro. Ven que te enseñe mi argumento, ven…

Y, cómo no, la imagen del cara a cara, que es de lo que va el post.

Cari contra cari. Acaba en polvo, fijo. Él no volverá a dejarse la tapa levantada y ella no le pondrá más berenjenas pochas...

Cari contra cari. Acaba en polvo, fijo. Él no volverá a dejarse la tapa levantada y ella no comprará más cortinas horrendas (ved la peli).

Cuánto amor se respira en el aire. Y pólvora. Y escombros. Dejemos a los tórtolos… Pasemos a más jeta contra jeta…

ASESINOS

En esta película que nos muestra el atractivo mundo del freelance de las muertes ajenas (por si alguien es demasiado literal, “mode Ironía On”), nos encontramos con un cara a cara entre dos estrellas, Silvestre Stallone y Antonio “malaguita” Banderas. Dos asesinos. Dos estilos. Una chica (que desearía estar sacándose las muelas la mitad del tiempo que estar en medio de los tiroteos…) y un gato. No hay peli sin gato. Es un hecho, todos lo sabemos.

La cuestión es que Banderas, que desempeña el papel de Miguel Baine, le busca la boca de continuo a Stallone, y en el enfrentamiento final, con la misma arma, una Ruger Mk II de supresor integral, o sea, que lo quieras o no, lleva un silenciador gordote en el extremo, y se dan de tiros. Alegremente. En un hotel abandonado en un paraíso tropical. Para que luego digan que no hay style en la peli.

banderas

Ay, Antonio, tú siempre provocando con los melenorros leoninos…

Y, claro, con tanto ego en el mismo corral, como que no se puede. y a tiros…

silvestre

Ay, Silvestre, tú siempre provocando con tu… ehm… esto… tú siempre provocando… y tal…

Y el enfrentamiento cara a cara… Solo que como no he encontrado fotograma de estar a tiros y diciéndose cosas, he cogido la escena del banco, donde se dicen cosas, pero bajito, que es un banco…

thumb

Banderas: ¿Por qué en los bancos también se habla bajito? Silvestre: No sé. A lo mejor luego no te dan caramelos…

Pasemos del calor tropical del lugar donde fuere que estos dos se atizaron el plomo,  y busquemos otra, también del amigo Silvestre, donde hay un cara a cara en condiciones… Y bizarro donde los haya…

DEMOLITION MAN

Tras este nombre que bien se le podría poner a una empresa de albañilería especializada en manolos revientamuros, encontramos una película la mar de entretenida y con dos dos protas, el prota y el antiprota y la chica. Porque tiene que haber chica, que si no, pa qué.

De un lado tenemos a Simon Phoenix, interpretado por Wesley Snipes totalmente oxigenao, con una ristra de armas más larga que los cargos de imputación de la mitad de nuestra caterva política.

601px-DemoMan_043

El Oxigenao preparado para repartir tiros con su Fáser (un G11), con más ilusión que un niño en Navidad… Y es que su alegría es contagiosa…

Y cuando Phoenix apunta su H&K G11 (que ya dijimos en otra entrada que era una de esas armas tan raras que puedes usar de arma futurista y,  tienes que ir hasta con cuidado, porque no sabrías por donde esgrimirla…) y se prepara a soltar confeti futurístico…

Stallone con su escopetón, cual cateto al borde de su linde...

Stallone con su escopetón, cual cateto al borde de su linde…

Stallone, como John Spartan, pilla las armas que puede, pero en el primer cara a cara con su némesis oxigená, tira de esta siempre fiel Stoeger /IGA del 12, que también hacen unos boquetes bien monos. Un arma clásica en manos del bueno de la peli, de solo dos tiros, frente a las armas automáticas y más modernas que Phoenix esgrime alegremente.

Y, finalmente, en un cara a cara como pocos, Simon Phoneix usando UN CAÑÓN. ¡¡YUJUS!!

Díselo a cañonazos. Resultado garantizado.

Díselo a cañonazos. Resultado garantizado.

Bueno, niños y niñas, hasta aquí por hoy, que ya se me hace tarde.

Habrá más.

Divertíos, leed, ved pelis y sugeridme más temas para el blog. ¡¡Besines y tiros para todos!!

Ensalada de Balas

By | Realistas | 2 Comments

Estamos en una época, niños y niñas, en los que las ensaladas son comunes como una buena parte de la dieta equilibrada. Así que entre tanto cañonaco a pecho descubierto, vamos a hablar de ensaladas. ¡¡ENSALADAS DE BALAS!!

¿Qué es, y qué representa en el cine una ensalada de balas? Es un momento, una secuencia, en las que hay tantas balas volando por la pantalla que casi las puedes respirar. Los dos bandos, buenos y malos, disparan hasta que les da un algo: agujetas en el gatillo, incontinencia de pólvora, sobredosis de plomo… ¿Qué representan? Bueno, algunos críticos profundos y eso dirán que es una crítica posmoderna a la futilidad de la vida, la delicadeza de lo efímero y la bestialidad del alma animal en el corpus pseudo-racional abandonado al materialismo metafórico que es el arma… y alguna que otra parrafada más sobre las balas. Y tal. Muy profundo todo. Otros dirán que es espectáculo, lo que la gente quiere ver. Sangre a granel, héroes que resisten con piel de adamantium los tiros, que los evitan cuales gacelas y que matan a los malos sin apuntar siquiera. Yo digo que una ensalada de balas son dos bandos rivales que se tirotean alegremente para imponerse sobre otro y demostrar que la tienen más grande (la razón, digo), que sobreviven mejor, que son más mejores que los demás y que las fuerzas especiales o que los hombres y mujeres con más armamento que un ejército pueden con todo. Y contra todo. Loreal. O sea, porque yo lo valgo.

Veamos unos alegres y entusiastas ejemplos y sus escenas:

Tiroteos en el súper

¿Quién no ha querido liarse a tiros alguna vez en un centro comercial o en un hipermercado? En Señor y Señora Smith. Escena del centro comercial. Americano. Mucho. Porque solo un centro comercial americano tiene más armas juntas que, digamos, un país como Noruega, Dinamarca o Japón. O Multicolor.

File:MMSBeretta92FSfull-2.jpg

Yyy el amoooor surgioooó entre dos Glocks y una Berettaaaa, mi amoooool!! (cántese a ritmo de bachata…, mu tierno todo)

“Y así, cariño, es como mami y papi hicieron las paces. Matando a un comando entero…” les contarán en el futuro a sus hijos. Y es que volaron las balas como sólo en un hipermercado americano puede ocurrir. ¿Armas? Todas. Glocks, H&K’s, Ithacas, Berettas, Pardinis… una ensalada tanto de tiros como orgía de armas. Y por supuesto salieron con heridas menores. Que son los buenos, y son guapos. Acabáramos…

Otro día en la Gran Ciudad

Como una crítica a nuestro tiempo y a la violencia que aparece en los medios, a los eternos conflictos que provoca el ser humano en su convivencia en las ciudades, podemos ver en Predator 2 los enfrentamientos de las narco bandas y la policía. Hasta que viene, lógicamente un extraterrestre y los mata a todos. De cajón, vamos. Veamos unas imágenes que lo aclaran todo y lo ilustran:

Los malos:

Los malos: armados con armas extranjeras, obsérvese. A la sazón: Steyr Aug A9, que son incapaces de pronunciar… Con ese bello y siempre atinado fondo del coche ardiendo. Típico. Tópico. Alegre…

Los buenos:

Son muchos!! Mal alien se los lleve!! (Y Danny Glover solucionará la papeleta, claro. Poli bueno donde los haya…) Luego sacará su democrático argumento en forma de Dessert Eagle mamporrera…

Y la explicación:

aliens-meme.jpeg

Y el “peinaito” siempre tiene razón, ya sabéis…

Niños y niñas: vuestro amigo el Predator!! Tadáaaa (foto tomada justo antes de una lección maestra de claqué…)

Tiros en la ducha

A ver, no me malinterpretéis: le puede pasar a cualquiera. Eso, que se va a las duchas, y lo tirotean alegremente. Curiosamente se da un contraste interesante. Vemos en La Roca, la contraposición de armas cortas como los H&K MP5 (pequeños, fiables, precisos) y los M16 A1 y A2 y sus distintas variantes del ejército (bueno, vale, los desertores), grandes, tochos y tontorrones que le ponen al equipo SEAL todos los pavos a la sombra… Dramático tremendamente, armas chicas contra armas grandes, posición elevada contra sorpresa, y ni una maldita pastilla de jabón en toda la ducha…

¡¡Matadlos!! ¡Que nos gastan toda el agua calienteeeee!

¡¡Esta ducha es la mejoooor!!! ¡¡Porque tiene el mejoooor jabooooon!!
Luego palman, aviso.

Pasemos a otros clásicos:

En el espacio no escucharán tus tiros.

STAR WARS IV: A new Hope.

Que síiii, que ya sé que no son tiros. Que son blásters, armas trucadas, desmontadas, vueltas a montar con “protesis”… Pero es mi blog y me lo follo como quiero. Y ahí está, el principio de una de las sagas más importantes del cine de ciencia ficción, decepciones ulteriores del sr. Lucas mediante. Y mira que se esfuerza…
En fin, a lo que vamos: empieza la película y ¿qué tenemos? Una ensalada de b… tiros. Láseres. Blásters. Cosas que hacen “paium”. O “ziuuuum”. Y la entrada espectacular de Vader, claro.

¡¡Disparad, disparad!! ¡Que son de Haciendaaa! (Justo después de la campaña de “¡El Imperio y Hacienda somos tú!”)

Nuestros amigos los “cabezapalangana” dispararon con ganas (todos nos los imaginamos en la grabación antes del montaje de posproducción diciendo “paium, paium con la boca) a los malos Stormtroopers Imperiales que asaltaron la nave de la princesa-senadora Leia “Rodete-ensaimadero” Organa. Curiosamente esas armas “futuristas” fueron viejas armas que el sr. Lucas mandó tunear. Ejemplos, sólo para aplacar a los curiosos:

¿Falsas? ¿Cómo que son falsas? ¡Pero si hacen paium y todo!

El arma que sostiene nuestro intrépido soldadete en la foto superior no es más que un Sterling SMG muy tunead y con la mira flashpoint puesta del reves. Magia del cine. Cómo la odias cuando te enteras…

La susodicha Sterling SMG antes del “tuneo”. Lo cierto es que gana… entidad, ¿no?

No podemos negar que Star Wars es una joya del tuneo de armas y las ensaladas de “balas”…

Cuando las balas sobran…

Acabamos este post dedicado a las ensaladas de balas con otra película que tiene una mítica ensalada de balas. A tutiplén… Heat.
Total, que unos malotes deciden robar cosas. Y los buenotes, a la sazón, los polis, se oponen, cómo no. Y de repente: ¡tiros a mansalva!

Que me dehéis marditooooos!! !Tengo hora en la peluuuu de la Maritoñis!

Ahí, el bueno de Val Kilmer con un Colt M733 de 11,5″ de cañón… y munición más barata que las gominolas.
Y su contrapartida: Al Pacino.

Al Pacino reclamando atención haciéndole la competencia a los malotes a tiros con grandes fogonazos y aspavientos… como cuando buscas a alguien que te atienda en el Corte Inglés… Un FNC 80 siempre es un buen argumento.

Hasta aquí por hoy, y en este post. Habrá más. Se aceptan sugerencias. A divertirseeee… Y sed buenos. Por ahora.

Armas en el Anime

By | Realistas | 3 Comments

Y llegó el turno, haciendo caso a nuestro amiguete Reset Reboot (visitad su blog, es una orden), de analizar, echar un ojo y critiquear alegremente el uso de las armas en los Anime…

Veamos, primero, hacer una serie de apreciaciones:

Aprecio los cachorritos, los gatitos, a Cthulhu y… A no… esperad, que no era eso.

Realmente, los Animes que vamos a analizar son aquellos que dan pie a juguetear con armas, a echarle un ojo sobre cuáles y por qué, así como el cómo se usan y qué valores les adjudican. Y en algo tan rematadamente violento como los animes, donde el precio de las balas es inexistente, ver de qué forma les sacan partido.

Hiperrealistas

Ghost in the Shell, de Masamune Shirow.

Perdonadme los otakus de pro si no he puesto en orden nombre y apellidos… pero este es uno de esos casos donde no los distingo… En fin, que el bueno de Shirow… de Masamune… ehm… Este autor, mangaka, creó una serie de mangas futuristas, de corte hiperrealista con fuertes trasfondos filosóficos, reflexiones sobre el ser, el yo, el ciberespacio, la identidad y la disociación de los límites de todo, en general. Y entre medio de este barullo, que a mí, personalmente, me encanta, tiros y más tiros. (Ensaladas de tiros… Hum… qué buen título para un post…).

El manga se tradujo en varias películas y series, entre las que destacamos GitS Stand Alone Complex, ambas temporadas. Los tachikomas son adorables, de verdad.
La cuestión, y me centro ya, es que las armas que aparen en la película y serie son  extremadamente realistas. Veamos algunos ejemplos. De hecho son dos conocidas de deste blog:

¡La Minigun!

La Minigun de nuestros amores!! M134

El revólver Mateba
(Fijaos en que está perfectamente detallado)

¡Alto ahí, señora! ¡No ha comentado en el blog!

Semiinventadas

Trigun de Yasuhiro Nightow

Trigun es un manga/anime de corte futurista distópico en el que, oh, sorpresa (y mucha falsa modestia) usan revólveres. Como ya dijo en un comentario el amigo Reset Reboot.

Concretamente, el revólver utilizado por el protagonista es una revisión de un viejo modelo Schofield M18 con apertura en Hop Up (con bisagra, como los de nuestra niñez, para cargarles petardillos), y con un refuerzo superior tipo Mateba, que le da su aspecto de viga molona que pega tiros gordos.

https://i2.wp.com/www.imfdb.org/images/e/ed/Trigun0106.jpg?resize=576%2C432

yyy con esta viga maestra que pega tiros yo te tiroteo… (tono solemne, en plan cura en un bodorrio).

De hecho, por toda esta serie puede verse el amor a los revólveres, profusamente recreados, tuneados e inventados. Que no añado más, porque son cientos y cientos. Bueeeeno, uno más. Uno que es un detalle curioso:

La High Standard Derringer.
Que a primera vista, uno dice: ¿Qué hace alguien en un anime/manga repleto de tiros con un cacharrete que solo dispara dos tiros, en el mejor de los casos?

Pequeñita pero matona… Anda como las petacas de tequila…

Pues esto, caballero, esto: echar imaginación aberrante en plan mangaka pasado de rosca yyyy…

De saldo las tuvo que comprar… Y, ni qué decir por lo que daríamos por una capa de esas cuando vamos a echar papeleo a cualquier organismo público…

Las Inventadas

Hellsing de Kota Hirano

Porque dibujar estas bizarradas es gratis, claro. Y si el prota es un vampiro, lo puedes cargar con un cacharro del tamaño de una viga maestra del Empire State Building con un boquete en medio y decir que es una pistola. Y ponerle grabados bonitos. Muy sobrenatural todo. Pero no deja de ser algo que pesa más que mi moto.

La “Joshua”. Le cabría el nombre completo, los de los padrinos, quién fue al bautizo y medio árbol genealógico.

Con 39 centímetros, tenemos la Joshua, hecha en plata (ya, claro, como si la plata aguantara la munición pepinera .454 Casull…) y más larga que un sermón dominical antes del aperitivo. Basada obviamente en la M1911 de Colt y manejada por el señor Alucard cual navaja suiza.

Y su gemela más oscura, chan, chan, chaaaaaan: La Jackal!!!

Con un reconocido versículo de… no espera… ahí le caben todos. Y los Evangelios apócrifos por el otro lado…

Con otros tantos 39 cm de longitud, pepinos del calibre ficticio 13mm (algo más grandes de lo que lanza el Barret Light Fifty, .50BMG, balas grandes como botellas de leche), y unos aberrantes (según este anime, donde al parecer la gravedad terrestre es distinta… o algo) 16 kg, más que muchas ametralladoras ligeras que no llegan a los 11kg… ¬¬.

Realmente, salvo el rifle anti tanque y anti todo que saca en la serie nuestra querida, y de pechos también antigravitatorios (esas fijaciones tan japonesas…) Seres Victoria, que es una aberración completa, el resto de armas que aparecen en la serie son bastante realistas. Desde subfusiles Skorpion y P90 a pistolas Beretta y Walther.

Pero el prota siempre tiene que molar.

En resumen: las armas en el Anime y el Manga por extensión, y viceversa, tienden a la fidelidad a la realidad. Hasta que tienen que molar. Entonces desbarran entre el futurismo más desbocado y de “design” hasta las aberraciones que violan las leyes de la Física para hacerle hermosos hijos.

Ya está. Han sido sólo tres series/mangas, por ahora, para tener más munición (jejeje… qué sutil metáfora…) en otras ocasiones y poder hacer otros análisis divertidos y ácidos. Porque yo lo valgo.

Sed buenos. Lo justo. Pero que no os vean.

HO-ho-ho… ¡¡Feliz Ametralladora!!

By | Opinión y reflexi... ¡¡DISPARA!!, Realistas | No Comments

En estas fechas tan señaladas, cuando las estrellas se alinean, los Antiguos y Ancestrales planean alzarse de nuevo y acabar con la Humanidad, mientras todos nos reunimos con los seres queridos, queridos o no, aprovechamos desde este blog para acercaros un tierno y adecuado mensaje navideño. Y de solsticio de Invierno:

 

jui jui jui… Seguro que les encanta el chistaco. Jui jui jui…
(Este McLane es un cachondo, hoygan…)

 

Así que, por lo tanto:

¡¡FELIZ AMETRALLADORA!!

 

¿Que por qué digo tamaña burrada? Porque, reconozcámoslo, todos desearíamos en alguno de esos momentos en que la familia se reune, darle la réplica al familiar plasta, inaguantable e impresentable de turno con una M-60 o una SAWo FN MINIMI y una cinta completa de balas. Sin acritud…

Dear Santa: I want a… “MWAHAHAHAHAHHAAAA”
Y algo de turrón. Para ir mascando. jejeje.

Para qué negarlo. Todos tenemos ese gusanillo homicida dentro.

Disfrutad las Navidades, y no hagáis nada que nosotros no haríamos. ¡Y Napalm para todos!